banner

Published On: Vie, mar 22nd, 2013

Construyendo en familia

POR: PATRICIA BONILLA

pbonillacl@yahoo.com

Para los niños pareciera muy simple el concepto de enfermedad. Ellos se enferman del estómago o de fiebre y no conocen más. Cuando un adulto de la familia se enferma los niños piensan que es de lo mismo que a ellos les afecta, e incluso a veces lo atribuyen a que esa persona  “no se comió toda la comida”, condición ampliamente manifestada por los adultos en nuestra cultura, para que un niño se mantenga sano.

¿Cómo hacemos frente en nuestra sociedad a situaciones posibles que se presenten en nuestras vidas como la enfermedad,  la partida de un ser querido, el quiebre de una relación? Es de esperar y es nuestro deber que como adultos tendamos a la protección y el cuidado de nuestros niños evitando comunicarles situaciones difíciles.

Es entendible, que en todos los casos los adultos queremos proteger a los niños de una desilusión, miedo o dolor, por enterarse de una dura verdad. Para ello será necesario que revisemos las explicaciones que vamos a dar a nuestros hijos, para que estas guarden relación con la realidad.

La mentira tiene piernas cortas dicen, y más tarde o más temprano la “falta a la verdad” puede ser descubierta, pudiendo aparecer de manera agresiva a golpear la aparente tranquilidad familiar y por ende del niño. Entregar al niño explicaciones contradictorias de lo que ocurre en su entorno familiar puede generar desesperanza, inseguridad y desconfianza.

La conceptualización de la confianza muy ligada al sentimiento de seguridad, se establece -y también es susceptible de perderse-  según lo que experimentamos y vivimos desde la infancia. El entorno familiar es y debiera ser siempre para el niño su espacio de cobijo y contención.

Una verdad no tiene porqué golpear tan duro si es entregada desde la empatía, la dulzura, la sencillez y sobre todo libre de una cualquier carga negativa que a nosotros como adultos nos pudiera generar.

El respeto por los sentimientos del niño merece que revisemos en conjunto con los otros miembros del grupo familiar, la información que entreguemos o compartamos con ellos, ya que en definitiva vivir en familia no es sólo compartir un espacio físico, sino también compartir las vivencias y emociones que construyen nuestra identidad familiar.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa