banner

Published On: Vie, jun 15th, 2018

El Mundial de Rusia, mucho más que fútbol

Ayer arrancó en Moscú el Mundial de Rusia y hasta el 15 de julio millones de aficionados de todo el mundo seguirán por televisión qué selecciones avanzan hasta llegar a la final. Es la gran fiesta del balón. Pero un Mundial es mucho más que fútbol, es mucho más que deporte.

Este Mundial es la gran apuesta personal de Vladímir Putin. Su régimen autoritario ha venido utilizando el deporte –cabe recordar los Juegos de invierno en Sochi en el 2014– para mostrarse al mundo y reivindicar su papel de gran potencia.

Este Mundial es la gran apuesta personal de Vladímir Putin. Su régimen autoritario ha venido utilizando el deporte –cabe recordar los Juegos de invierno en Sochi en el 2014– para mostrarse al mundo y reivindicar su papel de gran potencia.

Es un acontecimiento que en el aspecto económico mueve miles de millones de euros en derechos televisivos, publicidad, merchandising y taquillaje. Pero es también el acontecimiento en el que la geopolítica mundial se muestra en sus diversas situaciones y escenarios. Un Mundial otorga visibilidad, y los estados lo aprovechan. Y es también un escaparate para hacerse oír y en el que se visualizan las tensiones entre países.

Políticamente nadie duda de que este Mundial es la gran apuesta personal de Vladímir Putin. Su régimen autoritario ha venido utilizando el deporte –cabe recordar los Juegos de invierno en Sochi en el 2014– para mostrarse al mundo y reivindicar su papel de gran potencia. Con ello Putin refuerza su liderazgo a escala interna y recuerda a la comunidad internacional el poderío de la nueva Rusia. No ha escatimado medios ni dinero para mostrar el renacer ruso como superpotencia. Las dos grandes amenazas que afronta Rusia en este Mundial son un posible atentado terrorista –para evitarlo se han desplegado 30.000 policías– y el control de los grupos ultras rusos cuya violencia hemos conocido en diversas ciudades europeas. También preocupa la posibilidad de ataques racistas o xenófobos. Si el Mundial es un éxito, Putin logrará que no se hable de la situación de los derechos humanos en Rusia o de los ataques y las agresiones a las minorías.

Un Mundial puede unir también a países que, hoy en día, tienen a sus líderes abiertamente enfrentados. Mientras Donald Trump insultaba al premier canadiense Justin Trudeau después de la cumbre del G-7, la FIFA decidía conceder a Estados Unidos, Canadá y México la organización conjunta del Mundial 2026. Faltan ocho años, y la política dará muchas vueltas, pero el fútbol abre puertas insospechadas entre vecinos.

El presidente Trump ha sido también, indirectamente, el causante de que diversos jugadores iraníes no puedan usar las botas de la marca estadounidense Nike con que juegan habitualmente. Las sanciones impuestas por EE.UU. a Irán han obligado a la compañía de material deportivo a retirar el calzado que suministraba. Efectos colaterales de la geopolítica mundial. Como también puede serlo el hecho de que precisamente Irán se enfrentará hoy a Marruecos pocos días después de que Rabat rompiera relaciones diplomáticas con el régimen de los ayatolás, acusándole de suministrar armas al Frente Polisario a través del Hizbulah libanés.

La geopolítica también podría tener un papel si las selecciones de Arabia Saudí e Irán superaran la fase inicial –cosa poco probable–. En ese caso, se encontrarían eventualmente en octavos de final las dos potencias regionales abiertamente enfrentadas que pugnan –política y militarmente– por el control del golfo Pérsico y la influencia en Oriente Medio. Y sin olvidar que la geopolítica impidió hace unos días que Argentina viajara a Israel a jugar un partido de preparación por la protesta de los palestinos.

El mes que tenemos por delante nos permitirá calibrar las posibles consecuencias políticas de las victorias y las derrotas que se produzcan en los estadios rusos y de lo que seguramente pasará fuera de los terrenos de juego. Pero, mientras tanto, que ruede el balón, y disfrutemos de la gran fiesta del fútbol.

La Vanguardia

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa