banner

Published On: Dom, dic 9th, 2012

El orden y la organización en los niños

 

POR: PATRICIA BONILLA

Inculcar el orden en los niños incorpora algo que va mucho más allá del mero fin estético. Si bien la armonía del medio ambiente físico es fundamental para la satisfacción del alma, también el orden y la organización del espacio en que se desenvuelve el niño diariamente influye en su propia organización mental. ¿A qué nos lleva esto?

Parecerá sorprendente para los padres y madres llegar a saber que el desarrollo de la habilidad matemática en nuestros niños podría ser favorecido en mayor o menor medida por la forma en la que conducimos a nuestros hijos en el orden del entorno doméstico.

Durante la primera etapa de vida del niño, vale decir los 3 primeros años aproximadamente, el niño interioriza las normas y patrones de conducta que constituirán las bases para su desarrollo intelectual. Se dice que en esta etapa el niño es altamente “permeable” a los estímulos que existen en su medio ambiente. Esto quiere decir que los absorbe con extrema facilidad.

Razón más que suficiente como para que nosotros, madres y padres y adultos encargados de la enseñanza de niños,  tomemos nota de ello. ¿Cómo podemos hacerlo? En nuestras manos tenemos la oportunidad de cautelar el orden y la organización en nuestro entorno familiar, tanto en los aspectos físico, emocional y espiritual. Con ello podemos así aportar un medio ambiente que propicie buenas experiencias para nuestros hijos.

Una rutina diaria basada en el cumplimiento de horarios permanente en el tiempo, es una rutina que se adhiere al favorecimiento de la noción de orden. Comer siempre al mismo horario y en la misma mesa y ubicación, constituye un signo de claridad para el niño. Incluso lo prepara para la actividad de comer en este caso. Esto es, entre otros cientos más, un claro ejemplo de orden y organización en la rutina del hogar.

La organización y distribución de los juguetes y materiales, a través de separarlos según su variedad, en contenedores individuales, contribuirá posteriormente en nuestros niños al desarrollo de la “clasificación matemática”. Si conseguimos cajas o canastos medianos apropiados a la capacidad de sus manitos y fuerza, estaremos también aportando en belleza y armonía en su dormitorio o sala de juegos.

Ubicar los materiales de un mismo tipo en orden ascendente o descendente en repisas o mesas permite el desarrollo de la “Seriación”, concepto importantísimo para el posterior aprendizaje de la abstracción matemática.

Guardar los muñecos, animalitos o peluches cada uno con su correspondiente ropita o accesorio, o cada autito en su correspondiente envase, contribuirá al posterior desarrollo de la “correspondencia uno a uno” y al desarrollo del concepto de “número”.

Lo interesante de todo esto es que mientras nosotros estamos leyendo y asimilando el contenido de este texto en forma consciente, nuestros pequeños asimilan el mundo de manera global e inconsciente, vale decir que mientras nosotros atribuimos un juicio de los estímulos y con ello seleccionamos con cual quedarnos, los niños incorporan el medio ambiente así tal cual se presenta. Los niños pequeños debido a la etapa de madurez en la que se encuentran, no aplican un criterio de selección y juicio a los estímulos, positivos y negativos, que ofrece el ambiente externo. Esta es tarea de nosotros los adultos, quienes debemos  proveer a nuestros niños un ambiente sano, seguro y beneficioso a su desarrollo integral.

Durante este periodo el niño interioriza  los patrones, las reglas y las normas y por esta razón es muy importante establecer rutinas que permitan al niño absorber de manera ordenada el medio que lo rodea y ayudarlo en la construcción de su intelecto.

pbonillacl@yahoo.com

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. oooooooohhhhhhh¡ que pagina tan buena
    esto siiiiiiiiii es calidad lo mismo lo
    mmmaaaaxxxiiimmmooo¡ pa leerlo todos los dias
    chao bebek

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa