banner

Published On: Mie, jun 27th, 2018

La Argentina de Messi se salva con un gol milagroso de Rojo

La selección albiceleste derrota a Nigeria con mucho sufrimiento y se medirá en los octavos con Francia

Lionel Messi celebra el gol inaugural del partido contra Nigeria. ROBBIE JAY BARRATT - AMA GETTY IMAGES

Lionel Messi celebra el gol inaugural del partido contra Nigeria. ROBBIE JAY BARRATT – AMA GETTY IMAGES

La Argentina de Leo Messi sigue con vida en Rusia. Con la agonía y la pasión de las grandes noches la selección albiceleste superó el examen final contra Nigeria con todo el sufrimiento del mundo (1-2). Se jugaba la vida el conjunto de Jorge Sampaoli y se salvó con la aparición del genio azulgrana y el protagonismo inesperado de Marcos Rojo, uno de los obreros que acompañan al mejor jugador de la historia.

El defensa del Manchester United evitó la tragedia en el tramo final cuando los 35.000 hinchas argentinos ya lloraban la despedida. Las lágrimas fueron finalmente de alegría y emoción. Croacia echó una mano también y Argentina está en los octavos. Se medirá con Francia el próximo sábado en Kazán. Messi contra Griezmann. Imperdible.

Muy poco faltó para confirmarse la debacle de Argentina, que completó una notable primera parte pero se tambaleó tras el absurdo penalti de Mascherano. Apareció Messi con un excelente gol pero también el ‘Jefecito’ con una acción incomprensible que puso al borde del abismo al bloque de Sampaoli. En las botas del nigeriano Ighalo estuvo la eliminación sudamericana, pero no estuvo atinado y el corazón de los argentinos acabó encontrando el premio con ese tanto de Rojo a cuatro minutos del final.

Maradona, en trance

Necesitaba Argentina la inspiración del capitán para no volver a casa antes de tiempo. Apareció Leo, emergió el astro del Barça para demostrar al planeta que no será fácil apartarlo de su sueño. Mucho se había dudado de él. Debería ser pecado cuestionar a Dios.

El astro azulgrana apareció al fin. Abrió el marcador con maestría tras un pase de Banega

Puede que no alcance jamás en su selección la versión celestial del Camp Nou, pero sus apariciones siempre son valiosas. Ante Islandia, con penalti fallado incluido, y Croacia no estuvo a la altura, pero en el duelo decisivo volvió a dejar su sello ante sus fieles. Entre ellos no faltó Diego Armando Maradona, que entró en trance tras el 0-1 de Leo. Con la mirada perdida y embargado por la emoción, el Pelusa dio otro show en las gradas.

Nueva dimensión

La victoria abre una nueva dimensión en Argentina, capaz de pasar del cero al infinito en un pispás. Adiós a las peleas entre jugadores, los motines del vestuario y las guerras internas que salieron a la luz en los peores momentos. Todo acabó bien en San Petersburgo.

También sonrió Sampaoli, que apostó por un once con lógica y criterio. La media de edad (30 años y 189 días) fue la mayor de toda la historia argentina en los mundiales. Las novedades comenzaron en la portería, con la entrada de Armani en lugar del desastroso Caballero. Debutó con la albiceleste el meta de River y cumplió con nota.

Higuaín, fallón

En la medular jugó al fin Banega. ¡Cómo cambian las cosas con peloteros en el campo! Era justo lo que necesitaba Messi, un hombre capaz de servirle balones con cierta inteligencia. Un pase excelente del jugador del Sevilla acabó en los límites de Leo, que pinchó el balón con la izquierda y batió a Francis con la derecha. Control perfecto y ejecución letal del astro, que liberó todas las tensiones acumuladas (m. 14).

Pudo ampliar la ventaja la albiceleste antes de la media hora, pero Higuaín abrió su repertorio de fallos. Mientras la estrella del Barça superó al arquero con talento, el expunta del Madrid recibió un magnífico pase de Leo y falló. En lugar de golpear el balón soltó un rodillazo al portero. Pronto se recuperó el meta, que desvió al palo una falta de Messi que también habría dado tranquilidad a los argentinos viendo la tormenta que se avecinaba.

Agarrón de Mascherano

Todo se complicó con el penalti de Mascherano por un agarrón corroborado por el VAR (m. 48). Moses no falló y Argentina entera tembló. Estaba fuera del Mundial. Se terminaba el sueño de Messi. Sampaoli movió el banquillo con Pavón, Meza y Agüero.

El final fue tremendo, una auténtica ruleta rusa con Ighalo e Higuaín compitiendo por ser el peor delantero del mundo. El drama se palpaba, la gente lloraba, la vida se iba. Hasta que apareció Rojo, un central convertido en delantero para rematar con el alma y aupar a un país entero.

Raúl Paniagua | El Periódico

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa