banner

Published On: Sab, ago 11th, 2018

La española captada por una secta en Perú vuelve a casa con su padre y su bebé

El calvario de la familia Aguilar está a punto de acabar y, esta vez, con final feliz. El retorno de Patricia, la joven de Elche captada por una secta destructiva en la selva de Perú, se inició ayer desde Lima y se espera que hoy llegue a España junto a padre y su bebé de dos meses.

La joven ilicitana fue captada a través de páginas web cuando todavía era menor de edad -16 años- pero no fue hasta cumplir 18 años cuando se marchó de casa y viajó a Perú atraída por los mensajes de un portal esotérico y para liberarse del trauma que le había causado la muerte de su tío de 29 años.

La joven ilicitana fue captada a través de páginas web cuando todavía era menor de edad -16 años- pero no fue hasta cumplir 18 años cuando se marchó de casa y viajó a Perú atraída por los mensajes de un portal esotérico y para liberarse del trauma que le había causado la muerte de su tío de 29 años.

La abogada de SOS Desaparecidos, María Teresa Rojas, -asociación que se ha implicado desde el inicio en la búsqueda de Patricia Aguilar-, confirmó que la joven «se encuentra bien con ganas de ver a sus seres queridos». Sin embargo, Rojas advirtió que hasta el lunes no se darán a conocer los detalles de la salida de Patricia de la secta peruana.

A la espera de que se desvelen los detalles, la familia ha pedido «un poco de paciencia» y no ofrecer más datos sobre las duras circunstancias vividas por la joven durante el último año y medio que permaneció bajo el influjo de Félix Steven Manrique, un electricista que se presenta como el líder de una secta de la corriente Gnosis y que se autodenomina Príncipe Gurdjieff.

La joven ilicitana fue captada a través de páginas web cuando todavía era menor de edad -16 años- pero no fue hasta cumplir 18 años cuando se marchó de casa y viajó a Perú atraída por los mensajes de un portal esotérico y para liberarse del trauma que le había causado la muerte de su tío de 29 años.

Una vez llegó al país latinoamericano, Patricia difundió varios vídeos asegurando que no estaba siendo coaccionada, aunque su familia nunca desistió en la búsqueda ni creyó que se encontrara allí de forma voluntaria y plenamente consciente.

Patricia aseguró a través de unas entrevistas que estaba trabajando para la ONG Acoracom, cuyo jefe era precisamente Félix Steven Manrique, una organización sin actividad real ni una sede física.

La familia confirmó que el líder de la secta se había aprovechado de la inocencia de la juventud y la especial vulnerabilidad psicológica de Patricia para seducirla. Su padre describió el embrujo que sufría Patricia como un «lavado de cerebro» para aprovecharse de ella.

Los allegados de Patricia también tuvieron constancia de que el supuesto gurú convivía con ella, con otras mujeres y con varios menores en un piso de Lima y recabaron testimonios de vecinos que alertaban de malos tratos, gritos y problemas de convivencia.

El padre de la joven de 19 años, Alberto, constató siguiendo las pistas que su hija dejaba, que Manrique a cambio de que las jóvenes se sumaran a una especie de harén y tuvieran sexo con él les ofrecía aumentar el busto y caderas mediante «métodos naturales».

El líder de la secta permanece en prisión preventiva en el penal Castro en Lima y sigue investigado por trata de personas con fines de explotación. Su detención se produjo el pasado mes de junio, cuando Alberto Aguilar logró poner en marcha un operativo, con la colaboración de dos agentes locales. Manrique fue atrapado en una casa de campo a diez horas de la capital peruana, en una zona, considerada muy peligrosa por la población autóctona, por ser terreno de narcotraficantes.

En el momento del arresto encontraron a Manrique «meditando» en el interior de la vivienda y a dos mujeres -una de ellas, su esposa y embarazada- con evidentes signos de violencia y realizando trabajos en el exterior.

Los agentes hallaron a Patricia en otra casa en la selva de San Martín de Pangoa, situada a más de media hora del campamento, completamente sola y al cuidado de cuatro menores (hijos de las otras dos mujeres), que estaban sin alfabetizar y desnutridos.

El Ministerio de la Mujer se ha hecho cargo de ellos, al encontrarlos en una situación de abandono. También localizaron junto a ella a un bebé de tan solo un mes de edad, que ha resultado ser hija de la joven española y de su captor.

V.USEROS | D.MOLTÓ | EL MUNDO

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa