banner

Published On: Dom, may 27th, 2018

Pastor de iglesia de Saint Peter, Fabian Arias, rescata niños inmigrantes en Nueva York

NUEVA YORK.- Desde 2006, el pastor Fabian Arias comenzó a hacerse cargo de la custodia legal de menores de edad que han sufrido la separación familiar porque alguno de sus padres, o ambos, han sido detenidos o deportados de Estados Unidos. Hoy tiene bajo su protección a más de medio centenar de jóvenes y niños. Y la política de la administración Donald Trump, advierte, está separando a más familias que nunca.

"Un grupo de adultos de mi parroquia y yo tenemos bajo nuestra custodia legal a más de medio centenar de jovencitos y niños —hombres y mujeres—, quienes han sufrido la separación familiar porque alguno de sus padres o los dos han sido detenidos y deportados", comenta el pastor Arias.

“Un grupo de adultos de mi parroquia y yo tenemos bajo nuestra custodia legal a más de medio centenar de jovencitos y niños —hombres y mujeres—, quienes han sufrido la separación familiar porque alguno de sus padres o los dos han sido detenidos y deportados”, comenta el pastor Arias.

Arias, un luterano que dirige la iglesia de Saint Peter en la ciudad de Nueva York, conoce bien los efectos de la separación familiar: por un lado, “los hijos, o a veces el cónyuge y los pequeños, quedan desprotegidos económicamente y comienza un calvario para todos”. Para el padre arrestado, están la preocupación por la familia y “el vivir detenido como si fuera un delincuente, sin saber qué va a pasar”. Para todos, dice, es un “sufrimiento extremo que los llena de miedo y angustia”.

De acuerdo con un informe de Human Rights Watch (HRW) publicado en abril de 2017, tan sólo en California cada año pueden ser detenidos más de 10 mil padres de familia con hijos nacidos en EU, de los cuales más de la mitad no cuentan con ningún delito en su haber. Quienes tienen algún registro en la policía son casos menores relacionados con detenciones de tránsito, posesión menor de algún estupefaciente o cuestiones de inmigración. Esta semana, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) informó que el plan Tolerancia Cero aplicado por el gobierno de Trump derivó, solamente entre el 6 y el 19 de mayo, en la separación de 658 niños de sus padres.

“Un grupo de adultos de mi parroquia y yo tenemos bajo nuestra custodia legal a más de medio centenar de jovencitos y niños —hombres y mujeres—, quienes han sufrido la separación familiar porque alguno de sus padres o los dos han sido detenidos y deportados”, comenta el pastor Arias. “Hay otros que aunque están bajo nuestra tutela, siguen viviendo con sus papás o sus mamás, pero se hizo el trámite legal para hacernos cargo de ellos como una prevención en caso de que los padres sean detenidos y deportados y de repente, como casi siempre sucede, se queden solos en casa”, añade.

Tan sólo entre octubre de 2017 y abril de 2018 fueron detenidos unos mil 200 indocumentados, la mayoría con hijos, en operaciones en áreas de trabajo, de acuerdo con datos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Si bien en la administración de Barack Obama el número de detenciones y deportaciones de padres de familia indocumentados fue alto y muy criticado por las agrupaciones proinmigrantes y de derechos humanos, Arias resalta que cuando las autoridades arrestaban a parejas o mujeres con hijos en la frontera no los separaban. “Ahora con Trump es una de las primeras acciones que hacen, separan a padres e hijos y a los esposos también”, se queja. El objetivo: desalentar los viajes de indocumentados a EU. La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, defendió esta política diciendo que simplemente se está aplicando la ley.

Los menores que viajan con sus padres son entregados al Departamento de Salud estadounidense para que en un lapso de 48 horas localicen a algún pariente o familiar directo, que pueda hacerse cargo de ellos, o en su defecto son entregados al Departamento de Seguridad Social para su crianza y manutención en lo que son reclamados nuevamente.

“Aparentemente Trump quiere hacer lo mismo que hizo Obama en 2014, habilitar bases militares áreas [para] recibir a decenas de menores de edad”, comenta el pastor.

Sin embargo, subraya: “La diferencia entre la acción de Obama y lo que quiere hacer Trump es que Obama puso en bases militares a los menores que llegaron solos y Trump quiere poner a parte de los menores separados de sus padres, gran diferencia”. Se sabe que bases militares en Texas y Arkansas están viendo la posibilidad de comenzar a recibir a menores de edad separados de sus padres.

“Imaginen a un papá o a una mamá que lleva a su hijo a la escuela o que sale a trabajar o que va a comprar la comida; nadie sabe si va a ser detenido o detenida, si va a regresar a casa. Y los hijos se dan cuenta, lo saben; viven en un estrés constante y eso se refleja en su salud, en su nivel académico, en su concentración para hacer las cosas”, lamenta.

“Existen muchos estudios serios que demuestran que los chicos viven constantemente bajo una presión emocional muy fuerte y se supone que la autoridad no está para crear una situación así a millones de niños y niñas que nacieron en este país o llegaron pequeños y el único pecado de sus padres es haber cruzado la frontera como indocumentados”, concluye.

POR: AGENCIA UNIVERSAL

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa