banner

Published On: Dom, jul 9th, 2017

Presidente de la CEV: “Hay una lucha entre dictadura militarista y un pueblo que clama libertad”

Monseñor Padrón, presidente de la CEV, afirmó que la constituyente pretende imponerse por la fuerza y tildó de “delincuencial y demencial” el asalto al Parlamento

La CEV  avaló el plebiscito contra el gobierno y condenó los ataques al Parlamento.

La CEV avaló el plebiscito contra el gobierno y condenó los ataques al Parlamento.

Antes de tildar al gobierno de régimen totalitario, la Conferencia Episcopal Venezolana  se encomendó al Señor en una misa en la iglesia de la Universidad Católica Andrés Bello. “Se acercan días límites en Venezuela y Dios nos anima a no tener miedo”, afirmó el obispo de Barinas, monseñor Luis Azuaje.

Monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV, fue consecuente con el mensaje y justificó la posición crítica de la Iglesia católica porque, al igual que en 1958 cuando enfrentaron al general Marcos Pérez Jiménez,  hoy sienten que la constituyente amenaza las libertades y no pueden callar.

“Esta constituyente pretende imponerse por la fuerza y constitucionalizar la dictadura militarista, marxista, socialista y comunista que busca anular los poderes públicos como la Asamblea Nacional, aumentar la persecución y el exilio de opositores”, advirtió Padrón en la instalación de la Centésima Octava Asamblea Ordinaria Plenaria de la CEV.

Los obispos acordaron mantener su postura crítica y avalar la consulta del 16 de julio, organizada por la Asamblea Nacional y la sociedad civil. La CEV facilitará las instalaciones de las parroquias para  el plebiscito contra el gobierno, la ANC y para legitimar un gobierno de unión nacional y la renovación de los poderes. No serán las iglesias porque la jornada será el domingo y los feligreses asisten a misa, aclaró.

“El acto del 16 no es solución a nada. Es un acto simbólico que demostrará que hay una gran mayoría que rechaza la constituyente. Una ANC inconsulta traerá consecuencias negativas para el país porque el  gobierno excluye a todos los demás sectores para imponer el carácter constitucional de Estado comunal y de las líneas del Plan de la Patria, que es la causa de los males del país. Por ello, es necesario un diálogo que, para la CEV,  es consultar al pueblo. Se pueden retomar los acuerdos logrados en noviembre y diciembre de 2016, con participación del cardenal Pietro Parolli, siempre que sea un diálogo sincero”, considera.

Padrón leyó un documento que resume la reunión que tuvo el clero venezolano con el papa Francisco el 8 de junio y que duró 50 minutos, tiempo en el cual describieron la crisis humanitaria, la persecución política y afirmaron que en el país no hay independencia de poderes, sino un régimen despótico.

De acuerdo con el presidente de la CEV, al papa se le expuso lo siguiente: “En Venezuela no hay un problema ideológico entre derecha e izquierda, entre partidos, sino una lucha contra un gobierno convertido en una dictadura militar y todo un pueblo que clama libertad, que está dispuesto a dar su vida para lograr la libertad”.

La CEV indicó que le agradecieron al papa su preocupación por la crisis política, la hambruna y la muerte de ciudadanos en las manifestaciones, y que le informaron que habían hecho gestiones para que Cáritas ayudara en el canal humanitario, aunque sin resultados. “Todo estuvo lleno de obstáculos”, lamentó Padrón, pues aseguró que 158 países estaban dispuestos a aportar medicinas.

El también arzobispo de Cumaná, quien definió como “dúo fatídico” la represión y la muerte en 98 días de rebeldía civil, describió la pugna entre el Poder Judicial y el Ministerio Público como un quiebre institucional que tendrá consecuencias. “Más que un desacuerdo entre el TSJ y la fiscal general, es la erosión del sistema. Las palabras bíblicas señalan: ¡Cuando un reino se divide, no se puede mantener! En la barca de Dios caben todos; el único reclamo es la poca fe de los discípulos, pero nunca como ahora en Venezuela se ha orado tanto”.

El clero condenó el asalto al Parlamento, el 5 de julio, por colectivos afectos al gobierno: “Fue un acto delincuencial,  demencial  y una señal de que el gobierno no tiene la voluntad de desterrar la violencia y la muerte y de que no valora al Parlamento como la expresión soberana del pueblo”.

“Esclavitud ideológica”

Los obispos aclararon que no buscan el poder político, sino elevar su voz ante los problemas que padecen los venezolanos, como el hambre, la inseguridad, la falta de medicinas y la represión. “Un gobierno que no respeta la vida, que mantiene inacción, enferma al país. Muestra hipocresía y trabaja para mantener la esclavitud ideológica. Tenemos la obligación de rescatar el país, el tejido social”, dijo monseñor Luis Azuaje en la misa que se hizo en la UCAB.

Monseñor Diego Padrón abogó por una “salida negociada”, pero no precisó si debían hacerse unas elecciones presidenciales o unas generales para renovar todas las autoridades del Estado: “Hay que estudiar todas las iniciativas”.

A la asamblea de la CEV asistieron los cardenales Jorge Urosa Savino y Baltazar Porras (de Venezuela) y  Claudio Hummes (Brasil), de la Red Eclesial Pan Amazónica, y José Virtuoso, rector de la UCAB.

Por HERNÁN LUGO-GALICIA|El Nacional

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa