banner

Published On: Dom, jul 7th, 2019

Santrich y ELN protegidos por Maduro en Venezuela amenazan la paz de la región

Según Inteligencia colombiana, los principales líderes de las FARC y el ELN se encuentran en Venezuela protegidos por Nicolás Maduro.

Santrich estaría en territorio venezolano, protegido por Maduro, quien está citado para comparecer ante la Corte Suprema de Justicia de Colombia el próximo 9 de julio. Asimismo, tiene un pedido de extradición por el gobierno de los Estados Unidos.

Santrich estaría en territorio venezolano, protegido por Maduro, quien está citado para comparecer ante la Corte Suprema de Justicia de Colombia el próximo 9 de julio. Asimismo, tiene un pedido de extradición por el gobierno de los Estados Unidos.

Un informe del Ejército colombiano confirmó lo que es un secreto a voces: el régimen de Nicolás Maduro protege a criminales con la ayuda de grupos terroristas.

Reportes de inteligencia del Ejército de Colombia informaron que Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, ex guerrillero de las FARC, huyó a Venezuela y ahora se encuentra protegido por el ELN; mismo grupo terrorista que ha manifestado estar dispuesto a proteger a Maduro ante una eventual coalición militar contra la dictadura.

Señala el documento de inteligencia que en cuanto Santrich cruzó a Venezuela fue recogido por emisarios de Iván Márquez, presuntamente miembros del ELN, que lo llevarían a reunirse con el excomandante guerrillero y con Gentil Duarte, el primer alto rango de las FARC en desertar del proceso de paz y quien hoy comanda las disidencias de esa guerrilla. En pocas palabras, según Inteligencia colombiana, los principales líderes de ambos grupos terroristas se encuentran en Venezuela libres y sin restricciones, bajo la protección de Nicolás Maduro.

Santrich está citado para comparecer ante la Corte Suprema de Justicia el próximo 9 de julio en el proceso que se le adelanta por presunto concierto para delinquir con fines de narcotráfico.

Cabe destacar que tiene un pedido de extradición por el gobierno de los Estados Unidos, y aún se espera el fallo en segunda instancia de la Justicia Especial para la Paz sobre el principio de no extradición, al cual tendría derecho, por supuestamente haberse desmovilizado.

De acuerdo con el Gobierno colombiano, ya van cinco altos mandos de las FARC que han desertado del proceso de paz, y se desconoce su paradero; se presume que estarían en Venezuela con grandes posibilidades de que se rearme la guerrilla y que desde el país vecino estén blindados por el régimen para seguir cometiendo actos de narcotráfico, terrorismo y violencia.

Uno para todos, y todos para uno

Todo indica que Nicolás Maduro busca blindar la «revolución chavista» con la protección de los grupos terroristas colombianos que hoy operan en Venezuela y continúan sus labores criminales; y estos a su vez, en una especie de asociación, se han comprometido a proteger al régimen y a brindarle beneficios económicos y asesoría en logística criminal.

La dictadura convirtió a Venezuela en tierra fértil para la criminalidad. El país suramericano es investigado en el mundo por permitir el desarrollo de actividades terroristas, de narcotráfico, lavado de dinero internacional y corrupción.

Al menos tres grupos terroristas operan desde Venezuela, gracias al chavismo: el ELN, las FARC y hasta el islámico Hezbolá. El país secuestrado por Maduro se convirtió en un búnker para el ELN, por lo que la Justicia colombiana se ve impedida de actuar y emprender operativos.

Los máximos líderes del ELN están en Venezuela; mientras que dicha organización criminal tiene en sus manos parte del manejo y tráfico del oro venezolano.

Inteligencia colombiana maneja reportes de este asunto

Funcionarios colombianos denunciaron que el ELN está al servicio de Venezuela como grupo paramilitar, asumiendo prácticamente las mismas funciones que los colectivos armados del chavismo.

«El ELN se ha convertido en uno de los grupos paramilitares de Venezuela, básicamente porque están trabajando con ese gobierno y con esa dictadura. Están apoyando en ese orden de ideas la delincuencia en las zonas con narcotráfico y con el delito del reclutamiento ilegal de menores», afirmó Francisco Barbosa, alto consejero para Asuntos Internacionales y Derechos Humanos de la Presidencia de Colombia.

Y es que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) tiene presencia en al menos 12 estados de Venezuela y, actúan en cooperación con miembros de la Fuerza Armada de este país.

De acuerdo con la organización no gubernamental de monitoreo del crimen organizado InSight Crime (IC), el grupo guerrillero ha logrado instalarse en Venezuela para ejercer actividades criminales relacionadas con el ganado, el contrabando de gasolina e incluso extorsiones.

Según el informe de la ONG, el ELN estaría siendo apoyado por la Fuerza Armada Nacional de Venezuela, que le estaría facilitando el ingreso al país caribeño, además de armamento y la posibilidad de interactuar con las comunidades por medio de la distribución de las cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), un programa de alimentos del Estado venezolano, denominado en el reciente informe de la ONU, como un mecanismo de control social al que solo acceden ciudadanos pertenecientes al partido, con el Carnet de la Patria.

Por su parte, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) también han hecho vida en suelo venezolano y han usado ese país como refugio y escapatoria de las autoridades colombianas.

El informe estadounidense presentado en junio de 2017 en Washington por el instituto American Enterprise, donde se señaló que elementos del Gobierno venezolano “administran y respaldan operaciones de narcotráfico, lavado de dinero, financiamiento al terrorismo, respaldo a los movimientos guerrilleros y de corrupción”.

Según el informe, Venezuela siempre fue un pasillo natural para las exportaciones de cocaína provenientes de Colombia hacia Europa y Estados Unidos, pero el tráfico se incrementó con Hugo Chávez en el poder tras el respaldo del mismo a las FARC.

Señala el documento que gracias a la alianza entre guerrilla y chavismo, Venezuela es ahora un centro de distribución para la cocaína producida por las FARC y otros grupos narcotraficantes.

Por Sabrina Martín  | PanAm Post

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa