banner

Published On: Dom, mar 19th, 2017

Seis de cada diez estadounidenses están a favor de legalizar a inmigrantes

Casi dos tercios de los estadounidenses están en desacuerdo con las políticas migratorias del presidente, Donald Trump, prefiriendo el desarrollo de un plan de integración hacia un estatus legal de los indocumentados en lugar de las deportaciones masivas, de acuerdo a un sondeo divulgado hoy por la cadena de televisión CNN.

La cifra aumenta considerablemente en el caso de los inmigrantes sin papeles que, además de trabajar, hablan inglés y pagan impuestos, con un 90% de los encuestados que defiende otorgarles la ciudadanía estadounidense.

La cifra aumenta considerablemente en el caso de los inmigrantes sin papeles que, además de trabajar, hablan inglés y pagan impuestos, con un 90% de los encuestados que defiende otorgarles la ciudadanía estadounidense.

La publicación de la encuesta coincidió además con el inicio de los trámites por parte del gobierno estadounidense para salvar su nuevo veto migratorio, que fue bloqueado por dos jueces horas antes de su entrada en vigor el pasado miércoles.

Según el sondeo de la CNN, seis de cada diez estadounidenses afirmó estar preocupado ante las medidas excesivas del gobierno sobre las deportaciones, remarcando que la máxima prioridad de la Casa Blanca en relación a la inmigración ilegal debería ser el desarrollo de un plan que permita convertirse a los indocumentados que trabajan en el país en residentes legales.

La cifra aumenta considerablemente en el caso de los inmigrantes sin papeles que, además de trabajar, hablan inglés y pagan impuestos, con un 90% de los encuestados que defiende otorgarles la ciudadanía estadounidense.

Solo un 13% consideró, en cambio, que las deportaciones deben ser la primera medida, mientras que un 26% estimó que la prioridad debería ser un plan para frenar los cruces ilegales en la frontera.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump implementó ciertas medidas para reforzar el control de la frontera, consolidando las fuerzas de deportación y los agentes fronterizos, además de crear una oficina para las víctimas de inmigrantes criminales.

Sin embargo, el estudio indicó que los estadounidenses están más alarmados por el impacto de las deportaciones en el país (58%), que por la criminalidad de los inmigrantes (40%).

Pero la seguridad es el factor por excelencia citado frecuentemente por el mandatario para justificar su política migratoria.

“La inmigración es un privilegio, no un derecho. La seguridad de los ciudadanos siempre está en primer lugar”, declaró hoy Trump en una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca con la canciller alemana, Angela Merkel.

Dicho argumento es también uno de los pilares de su nuevo veto migratorio, el cual fue bloqueado el pasado miércoles por dos jueces federales de Hawai y Maryland por ir contra la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense, al desfavorecer a ciertos individuos por motivos religiosos.

Sin embargo, el gobierno presentó hoy los documentos necesarios para solicitar la apelación en un tribunal federal en Maryland, sentando las bases para una nueva batalla legal en el Tribunal de Apelaciones del cuarto distrito, ubicado en Richmond (Virginia), de acuerdo a informaciones de la agencia EFE.

La administración Trump intenta así salvar su segundo veto migratorio, que prohíbe la entrada al país de los ciudadanos de seis países musulmanes durante 90 días y restringe el ingreso de refugiados durante otros 120, tras dejar obsoleto el inicial después de una breve pero infructuosa batalla legal contra la primera ráfaga de fallos en su contra.

Fuente Diario Panorama

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa