banner

Published On: Vie, dic 7th, 2012

Sergio Lastres un protagonista de las formas y colores

"Me siento marcado por muchos artistas, sobre todo por aquellos que hicieron un arte honesto y franco, los que lograron trasladar al lienzo sus inquietudes, alegrías y su dolor".

Conocí a Sergio Lastres en Miami a pesar que ambos somos cubanos y vivíamos relativamente cerca en La Habana, una ciudad que ilustra la perseverancia, donde el arte nace y se desarrolla más allá de la necesidad.

En nuestro primer encuentro me sorprendió su habilidad para crear, portaba una magia muy particular que la trasmitía a su obra. Los grandes formatos no serían un reto para este incansable artista. Tiene una facilidad innata para atraer los cuerpos hacía el lienzo desentrañando de esta manera su mitología, resultado de una fantasía creativa que es un constante fluir de la conciencia.

Sergio ha mantenido una preocupación perdurable por la naturaleza, el ser humano, su entorno. Mientras desempolvamos recuerdos y descubrimos nuevas imágenes recorremos su historia que viene acompañada de alguien muy especial, simplemente ´´Elsita´´, la siempre esposa, amiga y consejera.

Aún conservo entre mis más preciados objetos dos trabajos tuyos, una pequeña escultura de un unicornio nacido del alambre y una cartulina que orgullosa exhibe, detrás del cristal, un velero. La técnica: borra de café sobre cartulina ¿Cómo y dónde surgió esa obra? ¿Es una apología a lo posible, al mérito?

Es interesante, porque cuando alguien conserva una obra de uno, lo exhibe en su casa, lo lleva cuando se muda, es como si hubiera una conexión entre el artista y el dueño de la pieza por siempre.   En referencia a esos trabajos, si, es una apología a lo posible. No recuerdo si estos, específicamente, fueron hechos en la Base Naval de Guantánamo durante nuestra retención o si las hice en los primeros días de estar en Miami;  pero de cierta manera fue lo mismo, porque la llegada fue  una extensión de la estancia en Guantánamo en materia de estabilidad y de posibilidades de conseguir materiales para trabajar.

¿Esa etapa fue tu inicio o ya venías con una historia creativa?

No sé como relacionar el concepto historia creativa con mi vida y con lo que hago. Yo dibujo y pinto desde siempre, desde que era pequeño, mis primeros recuerdos, también, están relacionados con dibujos y esculturas. Recuerdo que mi papá estaba ampliando la casa y yo tomaba los bloques de siphoré,  que eran muy blandos y me ponía a cortarlos y a hacer esculturas con ellos, para mi eso es historia propia, creativa. Académicamente puedo decir que soy totalmente autodidacta, y se lo agradezco a Dios por muchísimas razones.

El creador siempre tiene un detonador que lo impulsa y constituye su objetivo primario, su razón para la constancia ¿Es así?

Mis temas desde un principio, no eran los políticamente correctos, recuerdo que cuando tratamos de escapar la primera vez de Cuba en una balsa, nos atraparon y nos arrestaron. Luego nos liberaron para esperar un juicio por el delito de intentar escapar de aquello. Yo sentí una frustración tan grande y una rabia que sólo logré canalizar pintando, el tema fue nuestra captura en el mar y la frustración de un regreso impuesto, obligado. Esos trabajos fueron pocos y los tienen algunos amigos allá, fueron pocos porque yo me mantenía ocupado planeando otra fuga antes de que llegara el día del juicio, y gracias a Dios el segundo intento fue exitoso,  fuimos rescatados y llevados a la Base Naval de Guantánamo.

¿Habías expuesto antes tus obras?

Nunca dejé de pintar cuando viví en Cuba, claro que lo hacía extraoficialmente, jamás estuve integrado a grupos o asociaciones culturales  y por ese motivo era imposible exponer e incluso conseguir materiales pues  allí, al menos cuando yo estaba, no existían tiendas especializadas en arte. Pintaba con lo que me regalaba un amigo artista que si tenia una historia creativa y tenia acceso a materiales.

Si el gobierno cubano facilitara que los artistas plásticos expusieran en Cuba sin censura ¿llevarías tus obras?

Claro que me gustaría mostrar al pueblo cubano, a mi gente, las pinturas que hago y mis ideas mostradas a través de éstas, algunos trabajos muy críticos y directos contra el régimen y contra su principal dirigente. Una persona relacionada con el Ministerio de Cultura de Cuba, me invitó hace un tiempo a participar de un proyecto de exhibición, un  puente cultural, me aseguró que en Cuba no había censura. Envié imágenes de las pinturas que me gustaría mostrar, me sugirió que seleccionara otros trabajos. No se comunicó más conmigo, así que asumo que mi obra no estaba a la altura del proyecto.

Tú eres un creador constante, también un hombre en su mundo ¿Qué significa la familia para un artista?

No sé que significa la familia para un artista, pero para un hombre es el tesoro más grande que existe, es la meta mayor. Por eso disfruto tener mi taller en mi casa, porque gozo de la algarabía de los nietos cuando están con nosotros, de sus interrupciones, que entren al taller y que pinten conmigo, que mi esposa me pida que pare un momento porque coló un cafecito y quiere que me lo tome con ella.

Es difícil a veces para el creador expulsar afuera sus experiencias personales ¿Qué ha influenciado más en ti, recuerdos de Cuba o la realidad actual?

Puede ser difícil para algunos artistas expulsar afuera sus experiencias personales, pero el arte es un reflejo, un testimonio del tiempo y circunstancias con las que coexistes. El artista se nutre de las experiencias vividas. En mi caso, siento la necesidad de convertir en arte mis vivencias, es mi terapia, mi sistema de exorcismo.

¿Trasmites con la imagen o utilizas los colores también como parte del mensaje?

Creo que las formas y el color, ambos son importantes a la hora de armar tu discurso. Pienso que se puede prescindir del color. En mi caso no soy amante de un cromatismo exuberante, gamas discordantes, ni gran colorido, estoy siendo más contenido en ese aspecto, así como en la inclusión de elementos a la hora de componer. El reto es decir más con menos, desarrollar esa capacidad de sintetizar, el minimalismo llama mi atención. Ya superé esas ansias de llenar cada espacio de la tela, desbordarme en el proceso y trabajar demasiado para decir algo. Creo que la maestría está en la economía de los recursos expresivos y en utilizar los elementos puntuales  y precisos para comunicar el mensaje.

¿Te sientes atraído, marcado por algún artista en particular o simplemente dejas fluir tu imaginación sin proponerte un objetivo único?

Me siento marcado por muchos artistas, sobre todo por aquellos que hicieron un arte honesto y franco, los que lograron trasladar al lienzo sus inquietudes, alegrías y su dolor. Por los que hacían un arte con contenido y belleza, más conceptual que estético. Me siento marcado por aquellos que pintaban por placer y no para complacer a un mercado. Los que corrieron riesgos, la lista de esos artistas sería muy larga. Adoro la franqueza desgarradora de la obra de Frida Khalo, Francis Bacon, Picasso, Georg Baselitz, Ancelm Keifer, William Kentridge, entre otros.

¿Qué prefieres? escultura, pintura, instalaciones o muralismo

Siento que puedo expresarme mejor a través de la pintura, la escultura, el grabado, métodos tradicionales aunque con maneras contemporáneas. Los performances, instalaciones y demás, no me seducen mucho, la mayoría de las veces ni los entiendo.

¿Tu próxima exposición?

Comencé a mostrar en Suiza el año pasado, participé en tres exposiciones en diferentes ciudades  y hay nuevos proyectos para por allá, también, preparo una exhibición personal para presentar próximamente en Leal’s Gallery aquí en Miami. Me hicieron una invitación para exponer mis trabajos en Casa de Campo en la República Dominicana, así que tengo que pintar, no puedo detenerme.

Las aves, el cielo, los peces y el mar son leitmotiv en tu obra ¿Símbolos de libertad o elementos son los que te identifican?

Definitivamente son símbolos de libertad. No hay nada que sugiera más libertad, que el vuelo de una gaviota. Fíjate que si son libres, pueden ir y venir de Cuba sin restricción alguna. El mar también significa libertad para mi, vine en una balsa, así que mi camino a la liberación fue “acuoso” y habitado por peces.

¿Te describes como un artista realizado?

Me siento muy compensado con mi trabajo, me apasiona hacer lo que hago y lo disfruto muchísimo.

Sergio es paleta y color, un aficionado al arte que trasciende y se transforma. Es un conversador preocupado por la realidad que agrede a todos los seres humanos. Un artista que ha sabido conquistar el mundo desde su aparente calma. Observar sus obras es enfrentarse al desafío de la imaginación, un sublime homenaje a la perseverancia.

POR: AMELIA MARIA DOVAL

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa