banner-espanol

Bruno Barreiro el Comisionado reelecto por el pueblo

Bruno Barreiro durante la juramentación, quien permanecerá en el cargo de Comisionado del Distrito5 por cuatro años más.

La política siempre ha sido y será un tema muy controversial y emotivo; asumir una entrevista a un representante de la ciudad, es un reto necesario, pues es un camino directo para exponer sus proyectos, metas y objetivos al análisis público. El comisionado reelecto, Bruno Barreiro, nos abrió gustoso un espacio, después de su juramentación, para que  a través de Recorriendo América News, podamos ofrecer una pantalla visual mostrando su labor y establecer un conducto que sirva de retroalimentación, para los electores y quienes lo representan.

Nuestro interés más inmediato sería hablar sobre el Bruno Barreiro en vínculo directo con su comunidad. Esta reelección ha sido una muestra de confianza en el trabajo desempeñado y nada mejor que acercar su trabajo a quienes no lo conocen directamente. Es evidente que aun así, esperan resultados y esto hace que sea un compromiso mayor, porque los electores juzgan con ojo inquisidor aunque no conozcan mucho de política ni asuntos de gobierno.

Comisionado Bruno Barreiro, debe estar muy agradecido con su comunidad, que nuevamente confía y apuesta por usted. ¿Ser Comisionado, es un puesto solo de observador o tiene funciones específicas?

BB. Antes de pasar a las respuestas específicas me complace transmitir un agradecimiento a todos. Nuestro trabajo es muy importante en la medida que actuemos directamente con los residentes para asegurarnos que los servicios lleguen a ellos. Trabajamos con los recursos dispuestos a nivel de condado y región para que las ciudades, distritos y regiones alcancen un mejor nivel de vida. Nos atañen temas diversos, tales como el agua, alcantarillado o el desarrollo del turismo.

En 14 años se ha podido ver los cambios de la ciudad para bien o para mal, y sabemos que se han realizado esfuerzos grandiosos, aunque no es suficiente porque somos una ciudad joven. Pero, la lógica actual a vista del ciudadano común no coincide con la que se percibe a largo plazo, con vista a establecer las bases de una ciudad del futuro. ¿Cómo valora usted el trabajo realizado durante todos estos años en el cargo?

BB. Debo reconocer que se ha avanzado mucho de manera positiva como región, y no porque sea solo por mi trabajo sino del equipo que se ha propuesto desarrollar en temas de interés para todos, por ejemplo ha crecido el puerto en dos puntos fundamentales: carga y pasajeros. También, la infraestructura del tránsito en puntos específicos.

Barreiro, al valorar el trabajo en estos 14 años nos refiere puntos específicos tales como el Metrorail, obra que considera de gran importancia por su objetividad y sentido práctico con una línea en funcionamiento hacia el aeropuerto, un proyecto que se concretiza después de 30 años. Otra obra de gran envergadura, que ya es un hecho, es el Centro de Bellas Artes, así como otros teatros más pequeños y el Centro Cultural de South Miami, aunque refiere que en materia de cultura, muchas veces es olvidada por los representantes del gobierno.

La Calle 8 puede ser una joya turística porque está en todos los catálogos representada con la imagen de un boulevard, pero de noche necesita más ambiente, iluminación, opciones culturales y recreativas, en resumen ser más aprovechada. ¿Existe alguna posibilidad real de contribuir con su trabajo a enfatizar en mejorar su imagen?

BB. Ciertamente, la Calle 8 es una joya que debemos cuidar y extraer el mayor provecho en beneficio de los comercios y de la población. El proyecto inmediato es trabajar arduamente con el Estado porque es una calle estatal y su labor no se enfatiza en el vecindario, ahí es donde nosotros debemos trabajar. Pero, no es cuestión de priorizar lo turístico, únicamente, también hay que lograr un bienestar que comienza por la limpieza de las aceras, hacerla atractiva en la medida que se desarrollen los negocios, adquiriendo valor. No hay ninguna razón para que la Calle 8 no tenga la misma elegancia que Miracle Mile, por ejemplo.

Pero ¿Qué se puede hacer, concretamente, para reconstruirla y utilizarla a plenitud?

BB. Según la idea que tenemos, sería comenzar por agrandar las aceras, sembrar más árboles, trabajar con el departamento de transporte, crear un área atractiva para los residentes, turistas, y comerciantes, y valorizar la zona en general. Expandir las aceras, sin olvidar que primero hay que convertirla en una zona segura para los transeúntes, así que tendríamos que lograr bajar la velocidad de los carros. En la práctica para lograr todo lo que nos proponemos hay que suprimir ese concepto de vía Highway hacia el Downtown.

Una vez más estábamos convencidos estar delante de un hombre que tiene entusiasmo sobre lo que está procurando alcanzar en beneficio de los electores de la Calle 8 para no defraudarlos.

BB. Se estudia la posibilidad de agregarle dos vías más para facilitar el ir y venir, esto produciría  más afluencia a los negocios. Si la calle 8 es más viable, teniendo más amplitud y doble vía las personas al regresar en la tarde de sus trabajos del Downtown podrían frecuentar los negocios para sus compras. En estos momentos el sentido esta invertido. En las mañanas cuando se va al trabajo el tiempo no alcanza para detenerse y ese trayecto se realiza por la 8, sin embargo en la tarde, de retorno es por la 7 calle que no tiene negocios.

Si la Calle 8 como tal tuviera cambios y las aceras se ampliaran ¿Los negocios incluirían grandes hoteles, centros comerciales o se quedaría solo en ese punto?

BB. Ya se comenzó en Miami Avenida el primer proyecto grande, el Brickell Center con dos manzanas de tiendas, son dos proyectos inmensos. Este es el inicio, después seguiría subiendo por la Calle 8. Existen otros lotes más en la 13 Avenida, donde estamos tratando de crear las condiciones adecuadas para los inversionistas.

Tenemos clima, playas, turismo, todo lo necesario para el disfrute, tanto del residente como de los que están de paso, pero hay algo que nos preocupa, deseamos tener un gran equipo que juegue en su estadio. Sin embargo, las últimas noticias de Los Marlins son desalentadoras. ¿Qué debe hacer Bruno Barreiro para intervenir en este problema y lograr recuperar un sueño que parece escaparse con todo, desde la infraestructura hasta el prestigio?

BB. Lo más necesario es tener paciencia con los Marlins. Esta temporada no hubo frutos sino pérdidas en todo sentido, es evidente que no había química entre ellos, y la que tenían no funcionaba. Estamos regidos por un contrato donde ellos están obligados a lograr un equipo competitivo, claro que hay discreción en cuanto a esto.

Yo, no estoy contento, esperamos que el nuevo coach obtenga un equipo con mejores y más productivos jugadores. Jugadores con hambre de triunfo, deseos de ganar, alcanzar éxitos deportivos. Lo real es que existe la obligación de crear un team.

Si los Marlins y la Calle 8 son temas de vital importancia para nuestra comunidad por lo discutido y criticado, hay uno que afecta en gran medida a todos, el transporte en su sentido más amplio y específicamente la lógica de un Metrorail, por lo que le pedimos que nos explique a qué se debe su entusiasmo. ¿A su juicio, el Metrorail es una obra necesaria o es una pérdida de recursos?

BB. Es una idea integral, porque crece en la misma medida que crece la ciudad. Si se analiza bien la vía urbana de la US1 y la cantidad de personas que la utilizan, debemos entonces entender que el 40 % de los usuarios van por el Metrorail, eso significa que si ese porciento dejara de usarlo, las vías se congestionarían, sería una situación crítica.

Si tenemos una población creciendo, entonces tenemos que crear infraestructura para ello, no todo se soluciona con vías rápidas, hay que buscar variantes. Si hace 100 años cuando el sistema de subway de Nueva York, no se hubiese construido, ahora sería imposible moverse. Hay que percatarse que se construye también con vista al futuro.

El futuro está a la vuelta de la esquina, concretamente, ¿Qué se propone el gobierno de la ciudad con respeto al transporte público? Evidentemente, no es el mejor, los horarios no se cumplen, hay largas esperas, los usuarios confrontan una odisea.

BB. Se considera la posibilidad de implantar un sistema de GPS que facilite en cada parada, para conocer el tiempo exacto de arribo del próximo servicio. Esto creará confianza y con ello dependencia. Podemos trabajar con los choferes, porque se puede conocer si las rutas son correctas, si se necesitan más unidades, más personal o la administración no funciona correctamente y trabajar en base a esto.

¿Cómo debe participar la comunidad con las decisiones del gobierno local?

El ejercicio del gobierno le confiere gran importancia a la comunidad, debe haber una participación, la comunicación es clave. La mejor vía es la prensa, reuniones de la comunidad y la votación pública, esta última más engorrosa por el proceso, es mucho más práctica, cuando a través de los medios o los encuentros con la comunidad se valora el trabajo que hacemos.

Una excelente manera de conocer a Bruno Barreiro fue por su triunfo en la segunda vuelta y la ayuda que le ofrecieron Calixto García y Carlos Muñoz Fontanills, dos contrincantes devenidos en columnas de apoyo, a través de una alianza. ¿Qué de común tuvo Esta alianza?

BB. Esta alianza se creó después de la primera vuelta, porque conjugamos los mismos intereses para nuestro Distrito. Específicamente, puedo decir que el apoyo de Calixto García y Carlos Muñoz Fontanills, fue una importante labor de campaña por su influencia en la comunidad y en sus amigos. Vamos a trabajar en base a sus consejos, en puntos tan necesarios, tales como el Centro Comunitario en la Pequeña Habana y el Jackson Memorial Hospital.

Haciendo referencia especifica a este tema, existen dos variantes, una que tiende a privatizar y otra a continuar con su concepto de hospital público. ¿Cuál es su posición?

BB. Abogo, conjuntamente, con Calixto García, para que el Jackson continúe siendo un hospital público, con su alta calidad de atención y mantenga las puertas abiertas para lo que fue concebido.

Por último nos gustaría saber algo más. Según su criterio ¿Qué límite debe tener los mandatos de los comisionados?

BB. El pueblo ya habló sobre esto, se inclinó por 8 años máximo. Considero que existe una gran diferencia entre puestos Ejecutivos, los alcaldes por ejemplo y los legislativos entre los que están los comisionados. En los primeros es necesario limitar para no eternizarse en el poder, claro que es obvio, el pueblo no quiere ver sentado eternamente a los mismos, pero cambiar con excesiva frecuencia es dañino.

Cuando pasen estos 4 años de reelección ¿Aspirará para la alcaldía?

BB. Eso lo pensaré cuando esté más cerca del final, tomo cada periodo por ese tiempo justo, trabajaré en base a estos 4 años, después tomaré una decisión y determinaré.

Bruno Barreiro, por el momento tiene un camino de trabajo duro y continuo, la comunidad necesita un cambio de imagen para la ciudad y se está esperando. Los periodistas tenemos el deber de estar al tanto. Una despedida de ambas partes cerró la entrevista con la certeza de que los políticos tienen mucho que decir y los lectores deben aprender de su labor para evaluar correctamente sus funciones.

POR: AMELIA MARIA DOVAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.285 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm