banner-espanol

Conga y algo más: Serios escollos para el presidente Humala


Para el mandatario peruano no solo las tensiones sociales constituyen dura prueba de cómo afrontar las responsabilidades del Estado en un país fraccionado ancestralmente por cuestiones sociales, culturales, políticas y económicas.

Para el mandatario peruano no solo las tensiones sociales constituyen dura prueba de cómo afrontar las responsabilidades del Estado en un país fraccionado ancestralmente por cuestiones sociales, culturales, políticas y económicas.

Quienes pensaron hace más de un año que el nuevo presidente Ollanta Humala había llegado al más alto cargo para, desde allí, poner en marcha con facilidad la “gran transformación” que prometió y superar los graves niveles de desigualdad y otros problemas que sus antecesores ni tomaron en cuenta, jamás se imaginaron que tal deseo colisionaría con tantas conflictos generadas precisamente durante los anteriores gobiernos, que acaso la prometida  transformación ni llegaría a iniciarse con formalidad, como que viene ocurriendo en casi trece meses de gestión gubernativa.

CONGA YA NO VA 

Uno de los serios problemas convertido en un “hueso difícil de roer” en el primer tramo del gobierno de Ollanta Humala es precisamente el proyecto minero Conga de oro y cobre, en la región Cajamarca, que la empresa Yanacocha planeaba explotar. El problema saltó cuando el gobierno regional presidido por Gregorio Santos denunció inicialmente que el estudio de impacto ambiental –EIA- del proyecto carecía de sustento técnico y, de ejecutarse, corría el peligro de ocasionar la eliminación del agua de consumo humano y riego agrícola, alimentado por lagunas ubicadas en el lugar minero, protesta a la que se sumaron inmediatamente diversas organizaciones comunales.

Ad not found

La denuncia, como se recordará, obligó al Ejecutivo a buscar a especialistas foráneos que debían evaluar el EIA, encontrándose que, en efecto, el documento –ya aprobado en el gobierno anterior- debía corregirse en varios puntos, lo que motivó el rechazo de la población contra la empresa Yanacocha que viene operando otros proyectos en la zona desde hace varios años, en un ambiente de encono con las comunidades adyacentes. La enemistad aumentó porque la empresa minera –donde la Newmont Mining Corp., tiene el 51.35% de las acciones- descuidó la salud humana y la protección del ambiente de las comunidades cercanas a los proyectos.

Esta forma de trabajar de muchas empresas mineras, con total indiferencia social, fue constante en diversas regiones del país agravándose más durante los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García que prefirieron voltear la mirada sin asumir su rol protector ni poner las reglas en claro para una minería responsable. Con Ollanta Humala las protestas rebalsaron en diversos escenarios, siendo el más emblemático el de Cajamarca que ocasionó la caída de dos gabinetes ministeriales del actual gobierno por las contradicciones internas pretendiendo imponer el proyecto Conga a manu militari y la empresa Yanacocha que quiso operar sin licencia social.

Ante el difícil escenario de violencia por defender el agua en la cabecera de cuenca del proyecto Conga –más cinco muertos, decenas heridos y dirigentes presos- el Ejecutivo se vio obligado a imponer en la región Cajamarca el estado de emergencia para forzar a los opositores liderados por el presidente regional Gregorio Santos, a viabilizar el proyecto mediante el diálogo con el monseñor Cabrejos y el padre Garatea como facilitadores, con la empresa Yanacocha observando desde el margen. La comisión no logró su objetivo y ante la “testarudez” de ambos gobiernos por más de nueve meses, el director ejecutivo de la Newmont, Richard O’Brein, aceptó que las condiciones para continuar con el proyecto Conga “no están dadas por el momento”.

Por su parte, los dirigentes cajamarquinos sostienen que el proyecto Conga es inviable aun teniendo el ofrecimiento de la empresa Yanacocha de construir reservorios de agua para el consumo humano y la agricultura, cuyo trabajo continúa en medio del conflicto. “No decimos no a la minería, pero Conga no va. No queremos canjear lagunas por represas ni ríos por tuberías” sostuvo Marco Arana, líder del Movimiento Tierra y Libertad, organización que junto al 78% de los comuneros se oponen a Conga. Ante este panorama, el premier Juan Jiménez aceptó “la suspensión” del proyecto que ya el director de la Newmont había anunciado, y exige al presidente regional, Gregorio Santos, se ponga ya a trabajar y sacar a Cajamarca de la recesión.

HUELGAS Y MAS HUELGAS 

Mientras los problemas mineros se encrespaban en Cajamarca, Puno, Cusco, Junín y otras regiones con muertos y heridos en defensa de la salud humana y protección del ambiente en lo que va del año, otros movimientos sociales complicaban la gestión del gobierno desde el ámbito laboral, exigiendo mejoras salariales y condiciones de trabajo que han venido agravándose año tras año, que algunos políticos oficialistas consideraron como orquestados por los ex colaboradores del gobierno a quienes Ollanta Humala los separó de su entorno por su radicalismo político, acaso por algún condicionamiento de los grupos de poder que parecen tenerlo “capturado” al mandatario para impedir la puesta en ejecución de su Hoja de Ruta.

Así, la exigencias laborales comenzaron con paros y huelgas en distintos sectores: los jueces, trabajadores administrativos del Poder Judicial, médicos del Seguro Social, enfermeras, médicos del ministerio de Salud, trabajadores de la SUNAT, maestros, etc. La huelga de los maestros comandados por dos facciones politizadas del gremio, el SUTEP de Patria Roja y el CONARE-SUTEP, pro Sendero Luminoso, continúan en algunas regiones del país, exigiendo aumentos salariales y mejores condiciones en la carrera pública magisterial, el pago del 30% por elaboración de clases dispuestos en leyes anteriores, que serían sustituidas por el nuevo proyecto de Ley de Reforma Magisterial propuesto por el gobierno, próximo a debatirse en el Congreso.

“QUERIDA FAMILIA” 

Para el mandatario peruano que viene manejando su gestión con calculada prudencia, no solo las tensiones sociales acumuladas desde anteriores gobiernos constituyen dura prueba de cómo afrontar las responsabilidades de Estado en un país fraccionado ancestralmente por cuestiones sociales, culturales, políticas y económicas. Más cuando no se tiene el apoyo mayoritario del partido en el Congreso, el trayecto gubernamental se hace más complicado aunque la oposición en el legislativo no tenga –políticamente hablando- la solvencia suficiente para formular normas sustanciales o contrarrestar las propuestas del gobierno que en el caso actual avanzan de a pocos.

Sin embargo, llama la atención que desde el lado familiar, el presidente Humala tenga más críticas que apoyo como sería de esperar. Desde un comienzo don Isaac Humala, su señor padre, abogado profesional, se ha convertido en su cuestionador por razones paternales frente a sus otros hijos, Antauro y Alexis, que afrontan distintos escenarios: Antauro, encarcelamiento en la Base Naval por promover el famoso “Andahuaylazo” donde murieron policías; Alexis, investigado en el Congreso por presuntas corruptelas como proveedor del Estado y su participación en el viaje a Rusia antes que Ollanta asumiera la presidencia, donde habría suscrito convenios con autoridades de ese país.

La tirante relación familiar que da temas de comentario mediático, se amplía incluso hacia la esposa, Nadine Heredia, a quien el suegro la calificó de “borrachita de poder” por su activa participación como primera dama y apoyo a la gestión de su esposo, que muchos la consideran como que Nadine toma las decisiones hasta para nombrar a ministros y funcionarios en puestos clave del gobierno.

Por lo pronto, Ollanta Humala ha calmado la presión en Cajamarca, una piedra en el zapato, y depende de la muñeca de los integrantes de su equipo ministerial el manejo pertinente para superar la difícil coyuntura política. Los peruanos conservan la esperanza en que Ollanta sabrá utilizar el apoyo que la ciudadanía le da en este difícil tramo que, a diferencia de sus antecesores, ha decidido tomar “al toro por las astas” y ordenar el país para un mejor futuro. ¡Suerte, señor Presidente!

Sixto Eduardo Canchanya
secanchanya@peru.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.294 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm