banner-espanol

El Gran Combo de Puerto Rico cumple 50 años haciendo salsa

La agrupación boricua se fundó en el 1962 por Rafael Ithier, Eddie "La bala" Pérez y Roberto Roena luego de que el trío de músicos rompieran con el grupo de Rafael Cortijo y su Combo con el cual estuvieron ocho años.

Para celebrar su medio siglo de institución, el Gran Combo de Puerto Rico ha llevado a cabo una extensa gira mundial contagiando a todos los amantes del género caribeño.

La agrupación boricua, fundada en el 1962 por Rafael Ithier, Eddie «La bala» Pérez y Roberto Roena, recuerda en entrevista con Efe todo su periplo musical.

La orquesta de salsa El Gran Combo de Puerto Rico llegó a sus 50 años de fundación, y para celebrar su medio siglo de institución, ha llevado a cabo una extensa gira mundial contagiando a todos los amantes del género caribeño.

La agrupación boricua se fundó en el 1962 por Rafael Ithier, Eddie «La bala» Pérez y Roberto Roena luego de que el trío de músicos rompieran con el grupo de Rafael Cortijo y su Combo con el cual estuvieron ocho años.

Desde el momento en el que la llamada «La universidad de la salsa» se organizó, jamás pensaron que aún estuvieran deleitando a los millones de personas que han impactado a través de sus cinco décadas a través de su música, según dijo Pérez en entrevista con Efe.

Claro, era para ganarnos el pan nuestro de cada día, de un mes, dos años, cinco años, pero nunca en la mente teníamos que estaríamos celebrando 50 años en la agrupación», afirmó Pérez en su residencia en Bayamón, ciudad aledaña a San Juan.

LA CLAVE ESTA EN LA HUMILDAD

Pérez, quien se destaca en la orquesta como saxofonista, recordó que el nombre original de la agrupación fue El Gran Combo, pero que el fallecido comunicador Mariano Artau les recomendó que incluyeran el sufijo de Puerto Rico.

Pérez destacó que el éxito que ha tenido El Gran Combo de Puerto Rico se debe a «la humildad» que tiene cada uno de los músicos de la famosa orquesta, la cual ha llevado su gira de 50 años a países tan lejanos como Australia y Japón.

Explicó que esa modestia la cargan consigo porque, a los también llamados «Mulatos del sabor», les gustar saludar, hablar, firmándole autógrafos y darse tragos con sus seguidores, pues afirmó que «eso a la gente le agrada».

«Ya ves que hay artistas que necesitan guardaespaldas, cuando los nuestros son nuestros seguidores», dijo.

Los primeros cantantes que tuvo El Gran Combo de Puerto Rico fueron Pedro «Pellín» Rodríguez (1925-1984) y Andrés «Junior» Montañez, bautizado luego como «Andy».

Ese mismo año, el grupo produjo su primer álbum «Menéame los mangos», en el que colaboró el cantante dominicano Joseíto Mateo, y así comenzó una era que ha recorrido el mundo entero.

Algunos de los temas más conocidos de Montañez, quien estuvo 15 años con El Gran Combo y con quienes grabó 37 producciones, son «Julia», «Un verano en Nueva York» o «Las hojas blancas».

Otros cantantes que han pasado por «La universidad de la salsa», son Charlie Aponte, Jerry Rivas y Papo Rosario.

Otras canciones con las que se le conoce al Gran Combo, son «El menú», «Timbalero», «Arroz con habichuela», «Sin salsa no hay paraíso», «Acángana», «Ojos chinos», «Brujería», «Carbonerito», «La loma del tamarindo», «Me liberé», «No hay cama pa’ tanta gente», «El caballo pelotero» y «No hago más na».

Pérez señaló que las canciones de El Gran Combo de Puerto Rico no se conocen por su contenido sexual porque para la orquesta, eso es «chabacano» y sus miembros prefieren que sus seguidores los respeten como ellos hacen con ellos.

Eddie Pérez opinó que parte del éxito que ha tenido el Gran Combo de Puerto Rico se debe a que «los cantantes no hacen a la orquesta, sino que el Gran Combo hace a los cantantes».

«Nos sentimos orgullosos de estar representando a Puerto Rico adonde quiera que vamos. Nuestro comportamiento es digno de que ustedes se sientan orgullosos del Gran Combo y nosotros igual», afirmó.

UN SAXOFONISTA CON CARACTER

Pérez comenzó en la música tocando flauta, pero no le gustó, por lo que pasó a soplar el clarinete, aunque se decidió finalmente por el saxofón porque le era más fácil de tocar.

El músico inició a hacer su camino como saxofonista siendo estudiante adelantado de la orquesta de estudiantes y maestros de la Escuela Libre de Música de San Juan y después en orquestas locales.

Pérez es conocido también por mover sus hombros abruptamente mientras toca el saxofón, acto que a muchas personas le es curioso y gracioso.

Explicó que los movimientos bruscos de sus hombros los inició cuando, en una ocasión, se la rompió la correa donde aguanta el saxofón y le puso uno de plástico, pero actuando como si le molestara, comenzó a mover su cuerpo, por lo que siguió haciéndolo.

Pérez contó que su apodo de «La bala» proviene por una persona que lo bautizó de esa manera porque alguien vio que corría velozmente cuando pequeño.

La gira de El Gran Combo se inició en agosto pasado en los Estados Unidos y continuó por Latinoamérica, Oceanía y Europa, con presentaciones en países como Japón, Australia, Singapur, España, Suiza, Francia, Inglaterra, Alemania, Suecia, Holanda, Rusia y Italia.

Pérez agradeció a sus seguidores de los países de habla diferente a la hispana que acudieron a sus presentaciones, pues a pesar de que sus ciudadanos no se comunican en español como ellos, sí lo hacen a través de la música.

Tras esos espectáculos, la orquesta hizo su gran presentación en noviembre pasado en el Coliseo de Puerto Rico José M. Agrelot, de San Juan, donde tuvieron de invitados a la española Rosario Flores, al colombiano Carlos Vives, a la excantante de la orquesta japonesa La Luz, Nora, a Luisito Carrión y al percusionista Giovanni Hidalgo.

Ithier, por su parte, viene de una familia ligada a la música, específicamente su padre Don Nicolás, bohemio aficionado, y su tío Salvador, guitarrista y segunda voz del Trío Borinquen de Rafael Hernández Marín.

Don Nicolás murió cuando Rafael tenía ocho años, lo que le empujó a buscar un trabajo para ayudar económicamente a su familia, que encontraría en el Conjunto Lucerito como guitarrista, con en el que nació su amor por la música.

A pesar de comenzar su carrera a los ochos años, Ithier soñaba en convertirse en pelotero, pero la música acaparó su vida y a los 14 años formó parte del grupo El Hawaiano, con el que ganaba cuatro dólares por noche, un montón de dinero en esa época, en sus palabras.

Tanto fue el ímpetu que tuvo por la música que Ithier descartó la posibilidad de realizar estudios universitarios en administración comercial y derecho, uniéndose así al Combo de Cortijo en 1954.

Sin embargo, tras varios problemas personales que tuvo en el grupo, Ithier decidió separarse del mismo en 1962.

Desde ese entonces, Ithier se ha convertido en un baluarte de la música tropical y una leyenda del repertorio puertorriqueño dirigiendo a posiblemente la mejor orquesta de salsa de la historia. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.294 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm