banner-espanol

Inmigración y Derechos Humanos en EEUU

HUMPHREY HUMBERTO PACHECKER

Los principales documentos internacionales sobre derechos humanos incluyen docenas de tipos de derechos, a menudo artificialmente divididos en civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Al respecto, la política de los Estados Unidos en la práctica debe dar prioridad a ciertos derechos sobre otros. Sin embargo, no está del todo claro hasta el momento, cuáles son los derechos que están recibiendo prioridad o cuáles son los derechos que deberían recibir prioridad.

En referencia a este tema, escribí una tesis para la Escuela de Derecho, de la Universidad de Miami, en 1993, cuyo propósito fue presentar una idea lógica de que la inmigración a los Estados Unidos es el resultado y está unida al núcleo de lo que llamamos derechos económicos y derechos de subsistencia, por lo que estos derechos deben estar entre las prioridades de la política exterior de este país o de lo contrario no habrán muros, suficientemente, altos para contener la inmigración.

“Una guerra no declarada ha sido emprendida contra los inmigrantes desde hace cuatro años. Anterior al año 2000 se deportaban anualmente 1,000 personas por causas criminales, hoy en día (2004) son (fueron) 71 mil los afectados hasta por causas menores,  escribió el abogado de inmigración Robert Sheldon, en 2004.

Ocho años después, en 2012, la actual administración de Obama suma tres récords consecutivos de deportaciones del país. Y la cifra de la que alertaban los líderes hispanos, que amenazaron al presidente con retirar su apoyo en las próximas elecciones, si superaba el millón de deportados, la cual ha sido alcanzada.

Quedan varios meses, todavía, para la próxima elección presidencial, y las primeras encuestas apuntan a todo lo contrario de una reforma migratoria, pero de momento permanece la duda. ¿Por qué un presidente que prometió una reforma legal que favorecería a millones de hispanos indocumentados, ha aplicado con tanta dureza las leyes migratorias heredadas del ex presidente Bush?

¿Acaso es el resultado de una política exterior que debe de seguir todo presidente electo? O quizás ¿es el resultado a un temor fundado por las administraciones de Estados Unidos?

Lo cierto es, que los Estados Unidos necesita la mano de obra del inmigrante, pero a la misma vez, tienen el gran temor de ir perdiendo su identidad de nación anglosajona, algo quizás más aterrador que la falta de mano de obra barata.

Un Indicador de esto, es el planteamiento del ex candidato presidencial republicano, Rick Santorum quien dijo a los puertorriqueños durante su campaña, que tendrían su primer idioma tendría que ser el inglés, si querían mantener su condición de americanos, una declaración que contradice a la Constitución de los Estados Unidos.

Otro Indicador,  fue en 1907, cuando el Presidente Theodore Roosevelt escribió: “No tenemos espacio para más que una sola lengua en este país y que es el idioma Inglés, ya que la intención de ver que el crisol se vuelve a nuestra gente como los americanos, de nacionalidad estadounidense, y no como habitantes de una casa de huéspedes políglota».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.286 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm