banner-espanol

La cara oculta del mejor jugador del mundo desnuda el libro “El Misterio Messi”

Los autores también destacan la timidez del mejor futbolista del mundo y que, al ser incapaz de comunicarse cara a cara, utiliza los mensajes de texto para ejercer presión en la interna del club.

Los autores también destacan la timidez del mejor futbolista del mundo y que, al ser incapaz de comunicarse cara a cara, utiliza los mensajes de texto para ejercer presión en la interna del club.

“El misterio Messi” es el título del libro, escrito por los periodistas Sebastián Fest y Alexandre Julliard, que saldrá a la venta y que promete desnudar la cara oculta del mejor jugador del mundo

El libro muestra  una faceta desconocida del crack del Barcelona. En las páginas de la publicación, que sale a la venta este martes en España,  se revelan las batallas políticas que libró en el club catalán  y la  sobreprotección que recibe de su entorno familiar.

Uno de los capítulos que generará más es en el que se relata el malestar de Lionel por el fichaje del sueco Zlatan Ibrahimovic y la manera en que presionó a Joseph Guardiola, entonces técnico del Barça, para jugar en el centro del ataque.

Los autores también destacan la timidez del mejor futbolista del mundo y que, al ser incapaz de comunicarse cara a cara, utiliza los mensajes de texto para ejercer presión en la interna del club.

Entre otros aspectos de la vida de Messi, esta suerte de biografía no autorizada narra  la omnipresencia de su padre, Jorge, en su vida y en el tratamiento hormonal que recibió para su crecimiento antes de trasladarse a Barcelona para jugar con las inferiores.

Aquí, un extracto «El Shock «, el primer capítulo, donde Fest y Julliard revelan el malestar que acusó la Pulga en la temporada 2009/2010, cuando Barcelona contrató, por pedido del entrenador Pep Guardiola, al Zlatan Ibrahimovic: “Lionel Messi estaba molesto, quisquilloso. Y el que lo sufría, como siempre, era Josep Guardiola. De un momento a otro, el entrenador del Barcelona había entrado en tensión, incómodo en el primer asiento del autobús. El teléfono móvil acababa de vibrar y Guardiola escrutaba la pequeña pantalla con algo de desconcierto. «Mira esto», le dijo a su íntimo amigo Manel Estiarte.

La lectura del breve SMS le produjo a Estiarte el mismo efecto que al ex 4 del Barcelona: sacudida, desconcierto y una breve risa incrédula. Sin decirse nada, los dos amigos se dieron cuenta del peligro de ese mensaje de texto que acababa de enviar el mejor futbolista del mundo.

España vivía el otoño de 2009 y el autobús encaraba el camino de regreso tras un partido de la Liga. Los que relatan el momento difieren en cuanto a las palabras exactas, pero coinciden en el espíritu del mensaje de texto que el argentino le envió a su entrenador: «Bueno, veo que ya no soy importante para el equipo, así que…».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.291 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm