banner-espanol

Peña Nieto y su batalla por la imagen exterior de México

En realidad, el nuevo presidente está siguiendo los lineamientos que en esta materia puso su antecesor: “el verdadero problema de México es la violencia.

Enrique Peña Nieto se ha propuesto cambiar la imagen que de México subsiste en el exterior como un país en guerra, violento e inseguro. Pero este objetivo se ve obstaculizado con hechos como los de la violación de seis turistas españolas en Acapulco  o el secuestro de una banda de vallenato, los Kombo Kolombia, algunos de los cuales aparecieron asesinados hace 15 días.

La guerra contra los cárteles se ha convertido en un grave problema interno y en un asunto que afecta a la imagen del país más allá de sus fronteras.

Juan Manuel Asai en el diario La Crónica señala precisamente esta circunstancia: “las notas de violencia que tienen como protagonistas a ciudadanos mexicanos son atroces. La del asesinato del grupo musical Kombo Colombia, por ejemplo, le dio la vuelta al mundo. México fue presentado como un país peligroso, primitivo, salvaje. Pero cuando las víctimas de la violencia son extranjeros, sobre todo turistas, adquiere un nivel de catástrofe”.

UNA CUESTIÓN TAMBIÉN DE IMAGEN

Por eso también la gran apuesta a corto plazo es que sean detenidos los responsable de la violación a las turistas pues sería una forma de disminuir, en parte, los efectos de lo ocurrido sobre la imagen del país.  Peña Nieto ya anunció que ha dado instrucciones para brindar “todo el apoyo institucional” con el fin de que sean capturados los responsables.

El presidente de México, que ha llegado al Palacio de los Pinos con el objetivo de que en este sexenio México entre dentro del grupo de las economías emergentes, es consciente que acceder a esa situación pasa primero por pacificar el país, algo que aún está muy lejos de ocurrir.

Como recordaba recientemente Leo Zuckerman en el diario Excelsior en el primer mes de este sexenio, diciembre de 2012, hubo 1. 166 ejecuciones en México y en durante el segundo mes, enero de 2013, otros 1.032.

Por tanto, el acumulado de homicidios relacionados con el crimen organizado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto es de 2.198.

Si bien las cifras son muy abultadas hay cierta tendencia a la baja, eso sí con tres zonas en rojo: el estado de Nuevo León, con Monterrey a la cabeza, el Estado de México y la ciudad de Acapulco que se unen a la ya tradicional de Chihuahua.

Quizá por esta razón Peña Nieto ha ido ganando en contundencia a la hora de plantear su posición contra los cárteles y alguna de sus expresiones recuerdan las de Felipe Calderón: “nuestra prioridad es reducir el número de asesinatos y secuestros. Pero también tenemos que aplastar a la mafia. Muchos asesinatos ocurren porque los criminales están luchando entre sí por sus “mercados”.

En realidad, el nuevo presidente está siguiendo los lineamientos que en esta materia puso su antecesor: “el verdadero problema de México es la violencia. La legalización de algunas drogas no es la solución. Sin embargo, estoy abierto a que se debata. La violencia está relacionada con la falta de oportunidades y con instituciones de seguridad y justicia débiles. Cualquier debate debe darse de manera seria a nivel internacional, o por lo menos hemisférico, incluyendo necesariamente a Estados Unidos. México no puede tomar esta medida de manera unilateral porque resultaría contraproducente”.

CAMBIOS SIN GIROS BRUSCOS

De esta manera, Peña Nieto que tiene en agenda trascendentales cambios estructurales (la reforma fiscal y energética especialmente) va a buscar el cambio sin rupturas y apelando al consenso.

Yuriria Sierra en el diario Excelsior señala que “el gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido muy claro con respecto a lo que planea en materia de seguridad: Todos los cambios al plan seguido en los últimos años serán sobre la marcha, no habrá giros de 180 grados”.

No existe un cambio de fondo sino de forma: “por lo pronto, ha comenzado con sus intentos por amortiguar ese clima violento, intentando sacarlo de la coyuntura para replantearlo en una dimensión menos alarmista que permita ver el panorama más claro, para evitar las decisiones desesperadas que, sabemos, muy pocas veces tienen éxito”.

En ese contexto de cambio de imagen se inserta la reconciliación con Francia, el caso Cassez, [4] que claramente ha tenido una contrapartida que se hizo muy evidente en la reciente cumbre UE-CELAC.

Allí, el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault reveló que el presidente Enrique Peña Nieto le pidió asesoría para crear la gendarmería de México al estilo galo.

Ayrault le prometió enviar en febrero una comisión para asesorar a las autoridades mexicanas que buscan la creación de la gendarmería nacional tras las modificaciones la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Previo al encuentro con jefes de Estado y de gobierno en Santiago de Chile,  Peña Nieto expuso que en México hay escenarios de inseguridad que se presentan de manera acentuada en algunas partes del país, por lo que busca generar un círculo virtuoso económico para erradicar la problemática.

Mientras que, en una entrevista con el semanario chileno Qué Pasa, Peña Nieto se pronunció en contra de la legalización de las drogas, aunque está abierto a que se debata el tema: “el verdadero problema de México es la violencia. La legalización de algunas drogas no es la solución. Sin embargo, estoy abierto a que se debata. La violencia está relacionada con la falta de oportunidades y de instituciones de seguridad y justicia débiles. Cualquier debate debe darse de manera seria a nivel internacional o por lo menos hemisférico, incluyendo necesariamente a Estados Unidos. México no puede tomar esta medida de manera unilateral porque resultaría contraproducente”. Infolatam

POR ROGELIO NÚÑEZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.294 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm