banner

Published On: Lun, mar 12th, 2018

¿Boicot al Mundial de Rusia?: Inglaterra, Japón, Australia, Polonia, ¿España?…

“Es insólito que un acontecimiento deportivo para promover la paz se celebre en un país que utiliza el asesinato como instrumento de política de Estado”

Una de las medidas que más fuerza está cobrando es el posible boicot al Mundial de fútbol de Rusia, previsto para celebrarse entre el 14 de junio y el 15 de julio.

Una de las medidas que más fuerza está cobrando es el posible boicot al Mundial de fútbol de Rusia, previsto para celebrarse entre el 14 de junio y el 15 de julio.

La cosa se pone fea por momentos. Desde hace justo ocho días, en Gran Bretaña casi no se habla de otra cosa que del en­ve­ne­na­miento del espía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia. Ni el Brexit. Ni los cons­tantes es­cán­dalos de acuso se­xual como el de una ONG fun­dada por Bono, el líder de U2. Ni la pró­xima boda del Príncipe Harry con Meghan. Nada in­teresa ni in­quieta más. Todo gira en torno al nuevo caso de pre­sunto aten­tado del Kremlin. Y es que ya van unos cuan­tos.

Hay aprensión. Estremece ver en TVE a centenares de soldados, policías y personal sanitario tomar las calles de Salisbury, una tranquila ciudad al suroeste de Londres. Es un trago contemplar en la prensa las fotos de las fuerzas de seguridad embutidas en esos trajes como futuristas para evitar contaminación química y biológica. Y ha estallado la indignación contra la Rusia de Putin. Aunque no hay todavía pruebas irrefutables, todo apunta a que el caso Skripal sigue la misma pauta de otros anteriores.

Paralelamente a las investigaciones policiales, se ha puesto en marcha la máquina del Estado británico. ¿Cómo se puede responder al desafío? El Gobierno de la primera ministra Theresa May celebró este sábado una reunión ‘Cobra’, apelativo que identifica la coordinación de los ministerios. Y mañana lunes hay convocada otra cita ministerial de seguridad. Mientras, se disparan las posibles represalias. Que no son pocas.

Una de las medidas que más fuerza está cobrando es el posible boicot al Mundial de fútbol de Rusia, previsto para celebrarse entre el 14 de junio y el 15 de julio. Empezó con el globo sonda de que el Príncipe William cancelara la visita prevista. Siguió con la sugerencia de que Inglaterra, única selección británica clasificada, se quedara en casa.

Y este domingo, la campaña está ya desenfrenada. Este es el titular en The Sun: ‘Australia, Polonia y Japón podrían boicotear el Mundial junto con Inglaterra si es que Rusia envenenó al espía en Salisbury’. Se hace eco de comentarios de funcionarios no identificados sobre una ‘represalia coordinada’ que estaría promoviendo Londres. The Times, que avanzó el plan, cito a ‘una fuente de Defensa’ según la cual ‘un boicot de la Copa del Mundo está definitivamente como una de las opciones sobre la mesa’.

Hay más países involucrados o a los que se piensa contactar para ver si prende el castigo del boicot al fútbol. Por ejemplo, algunos parlamentarios pretenden hablar con las autoridades de Alemania, Francia, España y Portugal. Todos ellos son miembros de la UE.

Pero de cundir la campaña, se estaría hablando de una catástrofe en el Mundial: 12 de las 32 selecciones clasificadas pertenecen a la Unión o tienen firmados acuerdos asimilables de hecho. Además de los países mencionados son: Dinamarca, Suecia, Islandia, Croacia, Bélgica y Suiza. Por otro lado, Nigeria es otro país de la Commonwealth que junto a Australia también estaría en disposición de hacer causa común.

Todo está aún muy verde, y no todo el mundo está a favor del boicot. Creen que es pegarse un tiro en el pie. Incluso algunas fuentes ‘próximas a la Fifa’ se han apresurado a decir bajo cuerda, porque en público no se atreven a demostrar su falta de sensibilidad, que todo país que boicotee el Mundial de Rusia estará descalificado automáticamente para el de Qatar en 2022.

Mientras siguen las pesquisas sobre el envenenamiento por una ‘sustancia nerviosa’ todavía no identificada, algunos insisten en que el asunto es muy grave. El presidente de la comisión de Exteriores de los Comunes, Tom Tugenhat, insiste en que hay mantener ‘sobre la mesa’ el boicot, así como otras medidas de respuesta.

Lo argumenta en una declaración al Daily Mail nada menos que con estas palabras: ‘Es insólito que un acontecimiento deportivo internacional diseñado para promover la paz se celebre en un país que lo ha comprado con dinero corrupto…, y que utiliza el asesinato como instrumento de política de Estado’.

El laborista Chris Bryant ha comparado a Putin con Hitler, en cuanto que el Kremlin aprovechará el Mundial como escaparate de glorificación de su régimen, lo mismo que los nazis hicieron en la Olimpiada de 1936. Otras fuentes oficiales han dejado caer en Sky News que si llega a demostrarse la implicación de Putin, sería un ‘descarado acto de guerra’ de Rusia contra el Reino Unido. Alguien incluso ha sugerido el procesamiento del presidente ruso…

Aparte del fútbol, la batería de medidas de represalia que se están contemplando incluyen las diplomáticas, las económicas y las de defensa. El ministro de Defensa Tobias Ellwood ha confirmado que Londres va a llevar el caso a la misma OTAN. Su inquietud queda manifiesta en su propia pregunta: ‘¿Cómo hacerle frente a un ataque deliberado, clandestino y siniestro para tratar de crear el caos en nuestra sociedad?’.

Alfredo López-Luque | CapitalMadrid

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa