banner

Published On: Jue, jun 28th, 2018

Cámara de Representantes rechaza reforma republicana contra inmigrantes

La propuesta fue rechazada con 121 votos a favor y 301 en contra

Al final, 112 republicanos, muchos de los cuales exigían más “mano dura” contra los inmigrantes indocumentados y se oponían a una “amnistía” para los “dreamers”, se sumaron a las filas demócratas para derrotar la medida.

Al final, 112 republicanos, muchos de los cuales exigían más “mano dura” contra los inmigrantes indocumentados y se oponían a una “amnistía” para los “dreamers”, se sumaron a las filas demócratas para derrotar la medida.

WASHINGTON.- Como prueba de la continua polarización en las filas republicanas, la Cámara de Representantes rechazó este miércoles una medida conservadora que, a cambio de proteger a los “dreamers“, exigía más medidas policiales contra el flujo de inmigrantes indocumentados en la frontera sur.

La medida fue derrotada con 121 votos a favor y 301 en contra, y fue una aplastante derrota para la Casa Blanca, que había venido presionando por la medida promovida por el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan.

Al final, 112 republicanos, muchos de los cuales exigían más “mano dura” contra los inmigrantes indocumentados y se oponían a una “amnistía” para los “dreamers”, se sumaron a las filas demócratas para derrotar la medida. Sólo 9 demócratas votaron a favor de la legislación, que los republicanos elaboraron marginando a la oposición.

El presidente Donald Trump desmanteló el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 en septiembre de 2017 y aunque varias cortes le exigieron restablecerlo, activistas del movimiento de los “Dreamers” aseguran que los jóvenes indocumentados viven con el riesgo de la deportación una vez que venzan sus permisos.

Divididos y sin rumbo claro

El voto reflejó las enormes divisiones que hay entre ambos partidos y entre los republicanos sobre cómo resolver el problema de la inmigración ilegal, mientras la separación de familias sigue generando mala prensa para la Administración.

Preguntado sobre el voto, el presidente Trump volvió a acusar a los demócratas de bloquear esfuerzos por corregir los problemas del sistema migratorio, y vaticinó que el asunto será tema de campaña en los comicios legislativos del próximo 6 de noviembre.

“No me entusiasmo demasiado con la medida en la Cámara Baja ahora mismo porque no se aprobaría en el Senado, no vas a conseguir que los demócratas voten por algo. Les podemos dar el 100% de lo querían, y doblarlo, aún así no lo aprobarían”, se quejó Trump.

Las propuestas republicanas a favor de “fronteras fuertes” y combate a la criminalidad serán, según Trump, “un gran punto electoral para nosotros”.

Antes del voto, Trump había presionado por la aprobación de la medida, que calificó como “firme y justa” en un mensaje en mayúsculas en Twitter.

Entre los demócratas que votaron en contra de la medida figuran dos de Illinois, Luis Gutiérrez y Bill Foster, quienes consideraron que ésta, como otras medidas republicanas, no resuelven la crisis humanitaria en la frontera sur.

“Ningún demócrata iba a participar en esto, por cada vez que alguien hace una propuesta migratoria en el Partido Republicano, sale otro que compite por ser el más cruel, más inhumano, cómo castigar más a los inmigrantes”, dijo a este diario Gutiérrez, al participar en una protesta contra la separación de familias.

Por su parte, Foster dijo que la medida de Ryan de “consenso” no tenía nada, tomando en cuenta que ésta no proveía una protección real para los “Dreamers”, y autorizaba casi $25,000 millones para el prometido muro fronterizo de Trump, “dinero que se podía usar para el crecimiento económico y la educación”.

“He escuchado a centenares de mis votantes que quieren la reunificación de niños con sus familias, porque es una crisis que merece nuestra atención. Trabajaré con los republicanos en una ley que reunifique a los padre con sus niños; esta otra legislación es una pérdida de tiempo”, dijo Foster minutos antes del voto.

El jueves pasado, la Cámara Baja también rechazó una medida del republicano Bob Goodlatte, que se ceñía al plan migratorio de “línea dura” de Trump contra la inmigración ilegal, y a cambio ofrecía solo permisos renovables para los Dreamers pero sin una vía para su legalización y eventual ciudadanía.

La de Ryan se suponía que era “moderada”, pero ésta también calcaba la “lista de deseos” de la Casa Blanca y daba a los “Dreamers” un permiso de seis años, sin garantías de obtener la “tarjeta verde”.

Ambas medidas autorizaban unos $25,000 millones para el prometido muro fronterizo de Trump; incrementaban el combate a la inmigración ilegal en la frontera y al interior del país; restringían aún más el proceso de asilo; eliminaban la “lotería de visas”,  y reducían drásticamente la inmigración legal. La de Ryan además permitía la detención indefinida de familias inmigrantes en la frontera.

Aunque por ahora los conservadores no han logrado la aprobación de medidas más contundentes contra la inmigración ilegal, también los Dreamers permanecen en limbo y sin una solución legal a la vista.

Es que, de cara a los comicios del próximo 6 de noviembre, el tema de inmigración sigue siendo tan divisivo como espinoso, y Ryan se comprometió al voto de ambas medidas conservadoras ahora derrotadas únicamente para frenar la rebelión de demócratas y varios republicanos que promovían una medida especial -conocida en inglés como “discharge petition”- para obligar al voto del “Dream Act” en el pleno de la Cámara Baja.

Esa medida necesitaba apenas dos votos, de un total de 218, para forzar el voto de la medida bipartidista en la Cámara Baja cuando Ryan le puso el freno. Si se intentara de nuevo, los legisladores tendrían que comenzar de cero a recabar las firmas.

Así las cosas, ambos partidos regresarán a sus distritos con recriminaciones mutuas y el argumento de que intentaron resolver el problema migratorio sin la ayuda del otro bando.

Se desconoce si, a punto de iniciar un receso legislativo por el feriado del 4 de julio la próxima semana, los republicanos intentarán someter a voto una medida enfocada únicamente en la crisis humanitaria en la frontera sur.

La Administración, en todo caso, seguirá presionando al Congreso a que apruebe una medida que refuerce la seguridad fronteriza y, simultáneamente, mantenga las familias unidas.

Un juez federal en California, Dana Sabraw, ordenó a la Administración Trump a reunificar cuanto antes a los niños separados de sus hijos desde el mes pasado como parte de su política de “tolerancia cero”.

El Departamento de Justicia no precisó si apelará el dictamen, pero dijo en un comunicado que éste da urgencia a un acción del Congreso porque, de lo contrario, continuará la “ilegalidad” en la frontera, con el flujo de drogas de carteles mexicanos, un aumento de pandilleros de la “MS-13” y más procesamientos judiciales por cruces ilegales.

Todd Schulte, presidente del grupo pro-inmigrante “FWD.us”, dijo que el voto de hoy dejó en claro que la única vía hacia la protección de los “dreamers” es un proceso bipartidista, y no medidas que reduzcan la inmigración legal o permitan la detención indefinida de familias inmigrantes.

Activistas de grupos de la comunidad inmigrante también aplaudieron el rechazo a la medida de Ryan, por considerar que no resuelve la crisis humanitaria en la frontera creada por la Administración Trump y, peor aún, agrava la situación para quienes huyen de la violencia y buscan refugio en EEUU.

POR: MARÍA PEÑA | LA OPINIÓN

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa