banner

Published On: Jue, ene 18th, 2018

Dictadura de Venezuela ejecuta a rebelde Oscar Pérez cuando intentaba negociar

La oposición exige al gobierno de Maduro que se investigue la operación de captura del rebelde

El ministro del Interior, Néstor Reverol, confirmó este martes que el exinspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, conocido como «Rambo» Pérez, y otras seis personas fueron abatidos en la operación lanzada en la urbanización Araguaney, en el barrio caraqueño de El Junquito.

El ministro del Interior, Néstor Reverol, confirmó este martes que el exinspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, conocido como «Rambo» Pérez, y otras seis personas fueron abatidos en la operación lanzada en la urbanización Araguaney, en el barrio caraqueño de El Junquito.

Óscar Pérez, el piloto que el pasado junio sorprendió al mundo al lanzar granadas contra el Supremo y el Ministerio de Interior venezolanos desde un helicóptero, fue ejecutado por las fuerzas de seguridad cuando se acababa de rendir tras un espectacular operativo realizado el lunes en un suburbio de Caracas, según denuncia la oposición y aparece en vídeos grabados por los rebeldes. Junto al que fuera exinspector de un cuerpo policial de élite murieron otros seis miembros del grupo que se sublevó contra el Gobierno chavista y dos agentes.

El ministro del Interior, Néstor Reverol, confirmó este martes que el exinspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, conocido como «Rambo» Pérez, y otras seis personas fueron abatidos en la operación lanzada en la urbanización Araguaney, en el barrio caraqueño de El Junquito. Reverol explicó que el grupo fue localizado después de que uno de sus integrantes ofreciera una entrevista a un canal de televisión. Aunque no identificó el canal, en los últimos días el grupo de Pérez conversó con el canal CNN en español. Reverol precisó que en la captura del piloto rebelde murieron dos policías y siete miembros del grupo rebelde, incluida una mujer no identificada.

Liquidarlo “a plomo”

El Ministerio de Interior responsabilizó a la «célula terrorista» de atacar con granadas la sede del Supremo, entre otros edificios públicos, en una acción el 27 de junio en la que no hubo víctimas. También le culpó de robar material militar en el cuartel de la Guardia Nacional Bolivariana, localizado en Laguneta de la Montaña (Miranda). Tras aquella acción, el presidente Maduro ordenó capturarlo y liquidarlo «a plomo».

Reverol subrayó que Pérez y sus seguidores se resistieron a ser capturados, pese a los vídeos divulgados en las redes sociales en los que se puede ver cómo Óscar Pérez pide clemencia y que no disparen porque se quería entregar. El comando policial y militar que el lunes cercó la vivienda en la que se habían refugiado cumplió al pie de la letra la orden presidencial de abatirlo a tiro limpio.

El cerco del comando de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional comenzó a las 4 de la madrugada. Uno de los funcionarios que participaron en el despliegue explicó que «rodearon la casa y, desde esa hora, comenzó la plomazón (tiros). Hubo un momento de tregua pedida por Pérez para entregarse». Las fuerzas de seguridad se acercaron para aceptar la rendición, relata el funcionario, pero entonces atacaron con fusiles AK-103. «Allí respondimos», señala el informe. Serían las 11 de la mañana cuando la Policía derribó una pared de la casa con un blindado y a través del boquete abatió a los rebeldes, incluido Pérez. Su madre había pedido clemencia porque ya se había rendido y «no era un asesino».

Dramáticos mensajes de cuatro miembros del grupo de Óscar Pérez antes de ser masacrados

Abraham Israel Agostini Agostini, Jairo Lugo Ramos y Abraham Lugo Ramos enviaron audios a sus familiares desde la casa de El Junquito, donde fueron rodeados por fuerzas del régimen de Maduro.

En los audios se llega a escuchar que se despiden de sus familiares. Todos afirman que estaban rodeados y buscaban salir de esa situación por medio de alguna negociación con el chavismo. Con el correr de las horas se supo que tal negociación no existió y que el Gobierno atacó sin piedad contra los rebeldes.

Abraham Israel Agostini Agostini era uno de los rebeldes que murió en el enfrentamiento con el régimen. En su audio se escucha: “Estoy aquí con compañeros de lucha. Estamos rodeados. Tenemos armas. Se han intercambiado disparos, me hirieron. Dígale a Cintia que la amo mucho. Mándele abrazos a mi hija”, le expresa a la madre.

Y sigue: “Vamos a tratar de salir de esto con negociación o como de lugar. Le pido que nos encomiende a Dios, que ore por nosotros y que se haga la voluntad de Dios. Ya estamos rodeados aquí. Estoy con Óscar Pérez, con varios compañeros bajo la línea de mi general. Saludos a todos, los quiero. Estamos atrincherados. Aquí resistimos. Vamos a ver qué podemos hacer”.

Jairo Simón Lugo Ramos es otro de los que falleció. Este audio no es tan nítido como el anterior, pero igual se llega a oír. “Son las 6 de la mañana. Estamos rodeados. Los queremos mucho. Pase lo que pase, no dejen de confiar en Dios. Te amo, mami, perdóname”.

Por último, Abraham Noé Lugo Ramos afirma en un audio con poca nitidez: “Nos tienen rodeados”.

Entre lágrimas, Lisbeth Andreina Ramirez Mantilla, la única mujer del grupo afirma, afirmó: “Díganle a mi familia que los amo mucho. Que me perdonen. Oren por nosotros”.

Óscar Pérez estuvo horas acorralado con sus hombres en una casa en la carretera hacia El Junquito, 25 kilómetros al noroeste de Caracas, hasta que fue ejecutado por las fuerzas chapistas, cuando intentaba negociar.

Fuentes:  ABC | INFOBAE

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa