banner

Published On: Sab, sep 13th, 2014

En EEUU las deportaciones caen a su nivel más bajo desde 2007

En plena polémica por el aplazamiento de la reforma migratoria se publican unos datos sorprendentes

Las deportaciones en EE. UU. han caído en un 20% en los últimos 10 meses respecto al mismo período del año anterior, lo que las sitúa en el nivel más bajo desde al menos 2007 y supone el mayor descenso durante la administración de Barack Obama.

Las deportaciones en EE. UU. han caído en un 20% en los últimos 10 meses respecto al mismo período del año anterior, lo que las sitúa en el nivel más bajo desde al menos 2007 y supone el mayor descenso durante la administración de Barack Obama.

La crisis de los niños inmigrantes podría haber causado, de manera involuntaria, un descenso notable de las deportaciones entre los mayores. Así lo admitió un portavoz de la Casa Blanca tras conocerse unos datos inesperados, en pleno debate sobre la reforma migratoria.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnet, reconoció ayer que el desvío de recursos de las agencias migratorias para afrontar la crisis por la llegada masiva de niños centroamericanos “puede tener algo que ver” con el descenso de las deportaciones confirmado ayer por la administración norteamericana.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) confirmó las versiones de prensa que indican que, entre el comienzo del año fiscal el pasado 1 de octubre y el 28 de julio de este año, la agencia deportó a 258,608 inmigrantes.

Aunque la ICE no ha publicado aún su cifra oficial de deportaciones para el año fiscal 2014, que concluye al acabar septiembre, estas estimaciones son las más bajas desde al menos 2007, cuando hubo 291,060 deportaciones, según datos oficiales.

Las deportaciones en EE. UU. han caído en un 20% en los últimos 10 meses respecto al mismo período del año anterior, lo que las sitúa en el nivel más bajo desde al menos 2007 y supone el mayor descenso durante la administración de Barack Obama.

DESCENSO INESPERADO

Obama fue bautizado recientemente como el “deportador en jefe” por grupos proinmigrantes, pero su administración parece haber relajado esa práctica mientras el Presidente sopesa tomar acciones ejecutivas para aliviar la situación de los indocumentados del país.

Los motivos de este descenso, en ningún caso, se relacionan con un mayor compromiso de la administración en aliviar el drama que viven miles de individuos y familias. Aparte del estallido de la crisis de los niños inmigrantes se adivina otra probable causa en este llamativo descenso de expulsiones forzosas.

Desde que la administración de Obama decidió en 2011 centrar sus esfuerzos principalmente en expulsar a los inmigrantes indocumentados con historial criminal ha aumentado el retraso procesal del resto de casos en los tribunales de inmigración, que según varios estudios tardan varios años en ordenar cada deportación.

MÁS TRABAS BUROCRÁTICAS

La ICE apuntó también como otro factor los cambios en las pautas de inmigración, dado que en los últimos meses ha aumentado la deportación de centroamericanos y disminuido la de los mexicanos. “La expulsión de ciudadanos que no son mexicanos requiere más tiempo para obtener documentos de viaje y programar vuelos”, indicó la fuente de ICE.

Muchos activistas pronostican que Obama acabará aliviando las deportaciones. Esto estaba previsto para finales de este verano, pero la Casa Blanca lo ha retrasado hasta finales de año por las elecciones del Congreso de noviembre. Los cálculos electorales han desaconsejado a los demócratas emprender una reforma que afecta a buena parte de su electorado potencial.

TEXAS SE ENOJA CON EL GOBIERNO DE MÉXICO

El vicegobernador del estado de Texas, David Dewhurst, consideró “insultantes” y “ofensivas” las críticas del presidente de México por el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera.

Enrique Peña Nieto aseguró en una entrevista al diario El Universal que la decisión del gobernador tejano, Rick Perry, de destinar soldados de la Guardia Nacional para proteger sus fronteras con México “no solo es desagradable”, sino también “condenable” y “reprobable”,

Dewhurst se mostró especialmente molesto por el hecho de que México se pronunciase sobre esta materia en el aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

“Me parece desconcertante que México elija el aniversario del atentado más trágico en nuestra patria para pedir a Texas que abra la frontera internacional a la inmigración ilegal de vidas humanas e incluso a potenciales terroristas que desean dañar a Estados Unidos”, dijo. La Prensa

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa