banner

Published On: Vie, jun 29th, 2018

¡Pura adrenalina! Colombia pasó la montaña rusa y está en octavos

Con gol de Yerry Mina, los de Pékerman se metieron primeros del Grupo H; Japón fue segundo.

El preciso instante del gol de cabeza de Mina para el triunfo de Colombia ante Senegal (Getty Images)

El preciso instante del gol de cabeza de Mina para el triunfo de Colombia ante Senegal (Getty Images)

Resultó trepidante, con sobresaltos, vértigo y adrenalina… ¡La clasificación de Colombia a los octavos de final del Mundial fue un viaje en montaña rusa en el que las piernas terminaron temblando!

De la eliminación y la incertidumbre del 0-0 en el primer tiempo y sin James en el campo –relevado a la media hora por una lesión-; Colombia terminó ganando 1-0 con un martillazo seco de Yerry Mina, el sorprendente goleador mundialista del equipo; una victoria apretando los dientes en el vacío final a toda la velocidad de los desesperados senegaleses y agarrados con todas las fuerzas de las manos salvadoras del portero David Ospina.

¡Ufffffff! El tren de giros y rebrincos se detuvo para Colombia en el primer lugar del grupo H y selló el pasabordo de los octavos de final, el próximo martes en Moscú, contra el segundo del grupo G (Inglaterra o Bélgica).

El partido comenzó lento y de para arriba para Colombia, como las montañas rusas. Muy atrás, pasando trabajos en la derecha porque Cuadrado y Arias no podían controlar a Sabaly, Baldé y Mané. El equipo estaba nervioso por el drama que se vivía en la izquierda, al otro lado de la cancha del Arena Samara: James Rodríguez pisaba mal. Incluso parecía que cojeaba.

En el calentamiento previo hubo un detalle: Luis Fernando Muriel y José Heriberto Izquierdo abandonaron el bobito que hacían los suplentes y apretaron piques cortos. Muriel entró por James a la media hora de juego. Y cuando cojea James, cojea el equipo, cojea Colombia. Quizás por eso se exageraba en el juego de las tres pe: “paciencia, pausa y precaución”.

Era más Senegal que incluso tuvo un penalti que el juez Milorad Mazic pitó a los 16 minutos, pero el videorbitraje, el nuevo ‘gran hermano’ de fútbol, reversó: Dávinson Sánchez taconeó primero la pelota y se la sacó a Mané que luego cayó tropezado.

Un complicadísimo partido en el que Colombia solo disfruto de un tiro libre de Quintero al ataque y sufrió en su campo sin salida y saliendo del mundial, pues además del 0-0 propio, el 0-0 en Volgogrado entre Japón y Polonia, completaba una eliminación que caía a toda velocidad.Lo mejor fue que se acabará el primer tiempo, la primera curva del juego.

Así las cosas, José Pékerman y sus muchachos entendieron que tenían que arriesgarlo todo para no quedarse sin nada y el equipo se fue a jugar en territorio senegalés con el pitazo de arranque del segundo tiempo, dejando profundos vacíos para las descolgadas rapidísimas de Mané, Niang, Sarr o Sabaly. En ese contexto de precipitación, el partido era soportado por Dávinson Sánchez y Mina, los dos centrales.

Asumiendo el riesgo mayor de la eliminación y sin claridad ofensiva, ¡Jan Bednarek anotó un verdadero gol de otro partido! A 820 kilómetros de aquí, en una ciudad a la que se llega en carro en 13 horas, el polaco vencía a los japoneses y clasificaba a Colombia. ¡Gol de Polombia! ¡Gol de Polombia! Estallaron los siempre agudos de las redes sociales, como lo hicieron los 30.000 colombianos que con sus gritos en las tribunas del estadio le informaron a los jugadores y al banco que, así, empatar era ganar un poco.

Y justo desde ese momento, con James mirando desde el banco, Colombia apretó el paso: un latigazo de Muriel salió a un córner que, de inmediato, Falcao desvió en un cabezazo; Quintero centró y entre el arquero y un defensa la sacaron para otro tiro de esquina. Mientras Lewandoski, el ‘polombiano’ fallaba en los televisores de la tribuna de prensa el segundo contra Japón.

Un minuto después, a los 74, Mina levitó en el área senegalesa y martilló contra el piso un cabezazo de manual, al córner cobrado por Quintero. Golazo. Colombia soltaba la mano que le daban los polacos para cruzar a los octavos de final.

Luego vinieron los peores 20 minutos del partido, los últimos con el descuento de este viaje en la montaña rusa de la clasificación. Senegal metió a Colombia en el tobogán del vértigo: Ospina apretó sus manos y con ellas el equipo se sostuvo mientras el estómago (solo el estómago, nada más, que quede claro) se subía a la garganta y Pékerman ordenaba cambios para aguantar y ganar tiempo: Lerma por Uribe y Borja por Falcao.

Paró el tren de vértigo y adrenalina 20 segundos después de que acabara Polonia derrotando a Japón 1-0. Colombia llegó a los octavos del mundial ruso en avatares espeluznantes y sacudidas emocionantes de una verdadera montaña rusa. ¡No podía ser de otra manera!

GABIEL MELUK | EL TIEMPO

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Edición Impresa