banner-espanol

El decapitador del ISIS «Jihadi John» muere bombardeado por EEUU

«Jihadi John» es el británico de origen kuwaití Mohamed Enwazi y fue el verdugo de al menos siete rehenes del grupo terrorista, entre ellos varios periodistas occidentales, cuyas ejecuciones fueron difundidas en videos espeluznantes. Según fuentes de seguridad de Washington y Londres, la muerte del yihadista «está confirmada en un 99%»

El "decapitador" del ISIS, "Jihadi John", aparece amenazante en uno de sus videos. /AFP

El «decapitador» del ISIS, «Jihadi John», aparece amenazante en uno de sus videos. /AFP

El hombre más buscado del mundo por Gran Bretaña aparentemente está muerto. La ejecución del “Jihadi John”, el nombre de guerra occidental del jefe de decapitadores del Estado Islámico (ISIS), en una operación de drones de Estados Unidos “está confirmada en un 99 por ciento”, no sólo por fuentes de seguridad estadounidenses y británicas que trabajaron en conjunto para rastrearlo, sino por testigos en el terreno en Siria.

El británico de origen kuwaití Mohamed Enwazi habría muerto entre las 11.10 y la medianoche del jueves, en las cercanías de la Corte Islámica de Raqqa, en la capital del autoproclamado Califato islámico, cuando subía a un automóvil con cuatro personas. Al menos dispararon 14 bombas sobre ellos, según los estadounidenses. Pero la otra fuente es el Observatorio de Derechos Humanos de Siria, con sede en Gran Bretaña, que tiene su gente sobre el terreno y cuenta con la información más fidedigna de lo que pasa en la guerra civil. Otro británico podría haber muerto junto a él pero no ha sido identificado aún.

Ellos son los que describieron que el supuesto “Jihadi John” fue “eviscerado por las bombas”, cerca de la torre del reloj de Raqqa. Según el relato de sus testigos en el lugar, el Observatorio informó desde Gran Bretaña que toda el área está acordonada y los cuerpos fueron trasladados a un hospital de las cercanías.

“Todas nuestras fuerzas sostienen que el cuerpo de un importante yihadista británico está en un hospital de Raqqa. Todos dicen que es el cuerpo de ‘Jihadi John’ pero no lo puedo confirmar personalmente”, dijo Rami Abdulrahman, el director del Observatorio. Un grupo de resistentes en Raqqa también lanzó un tuit ayer por la noche anunciando el ataque.

La búsqueda del “Jihadi John” incluyó una operación conjunta de los norteamericanos, los británicos y sus respectivas fuerzas especiales. A ello se sumó un trabajo de vigilancia y de escucha desde la central en Cheltenham, en Gran Bretaña, para seguir sus pasos vía Internet, los celulares y las redes sociales e incluyó aviones de vigilancia y escucha.

Este británico, de origen kuwaití, era el decapitador oficial del ISIS y degolló a los periodistas rehenes estadounidenses John Foley, Steven Sotloff, a los humanitarios británicos Alan Henning y David Haines, al reportero japonés Kernji Goto y al americano humanitario Peter Kassig. Sus videos de propaganda mostrando los degollamientos estremecieron al mundo.

Un oficial de defensa norteamericano dijo a la televisión británica SKY News que “la operación se hizo después de un período de mucha vigilancia» y que «sabían que era Emwazi cuando dispararon los drones”. Otro experto aseguró a ABC News que Emwazi había sido “evaporado” tras el ataque de drones. “Jihadi John” estaba siendo buscando por el MI5 británico, la Scotland Yard y el FBI y ofrecían 10 millones de dólares al que diera noticias de su paradero. Otros expertos sostuvieron que detectaron el vehículo en el que viajaba “Jihadi John”. Pero, hasta ahora, no hay información de confirmación de su muerte por parte del autoproclamado Estado Islámico.

Si bien el Pentágono no especificó cómo el drone atacó Raqqa o dio detalles precisos de la operación militar, el primer ministro británico David Cameron dijo: «Nosotros no podemos estar aún seguros de que el ataque contra Emwazi fue un éxito”. Pero lo describió como “el líder de los ejecutores del ISIS”, justificó el ataque como un acto de “defensa personal” y agradeció a Estados Unidos. Cameron precisó que fue una operación conjunta, de 24 horas, cada día para encontrarlo y hacer justicia, sin dar detalles de la colaboración.

“Esto fue un acto de defensa personal y lo correcto a hacer”, sostuvo Cameron. “Esperamos su confirmación pero si fuera cierto, esto es un ataque al corazón del ISIS”, continuó.

Cameron buscó apropiarse del protagonismo británico en el rastreo del “Jihadi John” , tanto en la búsqueda como en la inteligencia. Mostró el hecho como “una operación conjunta” británico-estadounidense, aunque el reino no ha sido autorizado por el Parlamento a actuar en Siria y si pusiera la moción a votación, no contaría con los votos suficientes para conseguirlo. El primer ministro británico habló de una lista de “hits” o yihadistas a asesinar en Siria, que comparten junto a Estados Unidos. Pero ni los estadounidenses ni los británicos confirman aún la muerte de Mohamed Emzawzi. “Jihadi John” y sus decapitaciones fue un instrumento de propaganda y reclutamiento de jóvenes aspirantes a la guerra santa, tanto en Europa como en Asia y Medio Oriente.

El líder laborista Jeremy Corbyn tardó en reaccionar y finalmente anunció que hubiese preferido que Jihadi John “fuera capturado con vida y juzgado en una corte británica” por sus crímenes. El oficialmente se niega a aprobar el bombardeo británico en Siria.

Mohamed Emwazi creció en Londres aunque nació en Kuwait, llegó como refugiado de guerra y estudió en la universidad de Westminster como programador de computadoras. Se dirigió en sus mensajes, con inconfundible acento británico, tanto al presidente Barack Obama como al primer ministro David Cameron, con amenazas y justificando los degollamientos.

Los familiares británicos de las víctimas permanecen aún escépticos sobre la muerte de Enmwazi. Louise Woodward Styles, que organizó la vigilia por Alan Higgings, el taxista que murió tras ser secuestrado cuando llevaba ayuda humanitaria con otros musulmanes a Siria, es escéptica. Cree que “será muy difícil para la familia hacer un duelo, cuando el cuerpo de Alan no pudo nunca regresar a Gran Bretaña”. Para ellos, decir que el “Jihadi John” está eliminado no significa nada. Es algo que el gobierno dice que ha hecho exitosamente. Ellos hubiesen preferido que Emwazi fuera traído a Gran Bretaña para ser juzgado. “Nosotros no le creemos al gobierno cuando se refiere a la guerra. Los drones no son la respuesta ni tampoco bombardear gente inocente”, dijo Louise al conocerse la noticia en la mañana del viernes.

Bethany Haines, la hija del humanitario escocés asesinado, aseguró que ella quería al yihadista “muerto” pero buscaba respuesta de por qué su padre había sido asesinado.

La madre del periodista norteamericano James Foley dijo a la BBC que, si Emwazi fue muerto, eso “sería un pequeño consuelo para nosotros”. Este año ella lo había perdonado “como madre”. “Nosotros lo odiamos. Esto prolonga el odio. Nosotros necesitamos que esto finalice”, había dicho Diane sobre el yihadista.

El francés Didier François, un periodista de Europe 1, estuvo secuestrado en manos de “Jihadi John” durante 10 meses. A su regreso, ni bien bajó del avión en la base militar francesa, le informó al presidente François Hollande, que era su amigo personal, que sus captores “eran británicos”, a los que ellos habían bautizado “The Beatles”. John, George, Ringo y Paul eran sus sobrenombres.

“John probablemente era el peor, que pegaba y torturaba sin el menor control”, dijo Didier François en Europe 1, al conocerse las primeras noticias de su supuesta muerte. Dijo que “Emwazi era uno de los custodios de los 19 rehenes occidentales” que el ISIS había tomado en Siria en 2013. Eran los cuatro británicos los captores y uno de ellos era el “jihadi John”, un kuwaití llegado a Londres tras la guerra del Golfo, que vivía en una casa social en Notting Hill, donde aún vive su madre. Su padre se mudó nuevamente a Kuwait.

El corresponsal de El Mundo en Medio Oriente, Javier Espinosa, estuvo en manos del ISIS seis meses desde su secuestro en el 2013 y dijo que Emwazi explicaba con precisión cómo se debía hacer una decapitación.

La última aparición mediática de “Jihadi John” fue en agosto, cuando llamó a “seguir cortando cabezas” y prometió regresar a Gran Bretaña con el líder del ISIS, Abu Bakr al Baghdadi.- Clarín

María Laura Avignolo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.287 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm