banner-espanol

La Canciller de Honduras hace reflexiones sobre reforma migratoria en EEUU

La visión de la canciller hondureña no es común entre quienes de buena voluntad y con pasión trabajan en favor de las causa de los migrantes.

La visión de la canciller hondureña no es común entre quienes de buena voluntad y con pasión trabajan en favor de las causa de los migrantes.

La reforma migratoria estadounidense que potencialmente beneficiaría a por lo menos 11 millones de indocumentados que habitan en ese país aún se encuentra en el limbo y su camino está lleno de incertidumbres y dudas razonables.

Mientras los demócratas defienden con vehemencia la iniciativa, enviada por el senado a la cámara baja, el proyecto aún se encuentra con muchas interrogantes sin respuestas precisas.

El presidente Obama, cuyo gobierno es el responsable de la mayor cifra de deportados en los Estados Unidos, mantiene firme su discurso de urgencia por la aprobación de una reforma que no escapa, en la agenda bicameral, de lógicos encuentros y desencuentros.

Es incierto que la iniciativa presentada inicialmente por el llamado «Grupo de los Ocho» ante el senado y que ahora ha sido turnada a la cámara baja, pase sin más ni más, tal y como ha sido enviada tal y como lo exige reiteradamente Obama.

Esta posición, política a todas luces, contrasta con la realidad parlamentaria estadunidense donde cada tema enfrenta, generalmente lógicas discusiones y contrapuestas de sectores.

La posición de Obama pareciera ser muy «pro inmigrantes» y con ella logra trasladar hacia el electorado, especialmente hispano, un sabor solidario y de cumplimiento. Pero, ¿hasta dónde la reforma, – urgente y necesaria, – planteada ante las instancias legislativas de los EEUU, conlleva todos los beneficios y salvaguardas en favor de los inmigrantes?. Ese es un tema que poco se aborda en el marco contextual de los países generadores de migrantes, especialmente los que provienes de América Latina y particularmente de México y América Central.

REFLEXIÓN DE LA CANCILLER HONDUREÑA

En ese sentido vale considerar lo expresado por la canciller de Honduras, Mireya Agüero de Corrales, al reflexionar sobre lo que implica la reforma para la diáspora de migrantes que van en marcha y que quieren ingresar a los Estados Unidos.

La jefa de la política exterior de Honduras, uno de los países con mayor flujo migratorio hacia los EEUU, ha dejado entrever la preocupación porque las medidas de seguridad fronteriza que se proyectan en la iniciativa podrían afectar la llegada de nuevas diásporas a los EEUU.

Agüero de Corrales planteó la realidad migratoria de los latinos acogidos en la posibilidad reformista pero también ha hablado de la realidad que deviene para quienes buscan cada día ingresar en territorio estadounidense.

Aunque enfatizó que el tema es propio de la política interna de los EEUU, no obvió comentar que sus repercusiones sonMireya003 directas a países como Honduras. La reforma migratoria dijo, conlleva desafíos en temas de seguridad ya que platea el cierre de las fronteras al flujo de migrantes; un cordón doble de fuerza humana en el resguardo de la frontera de EEUU con México; uso de mecanismos como los llamados aviones «drones» para detener a migrantes y otras medidas que les dificultaran el ingreso a esa nación.

La canciller Agüero recordó que en los últimos años en los Estados Unidos se ha incrementado el número de deportados y estimó que la tendencia es que las deportaciones sigan reflejando números superiores.

«La reforma migratoria yo diría que es un asunto interno, se espera momentos complicados, pero al final esperamos resultados positivos», dijo la alta funcionaria hondureña.

Los migrantes hondureños en los Estados Unidos constituyen un pilar económico fundamental ya que anualmente las remesas que envían superan los tres mil millones de dólares. En lo que va de este año, las remesas enviadas por los hondureños que viven en el exterior, principalmente en EEUU, sumaron 1,800 millones de dólares en los primeros siete meses, 11.6% más en el igual período de 2012, según el estatal Banco Central de Honduras.

Entre enero y julio de 2013, Honduras recibió 1,800 millones de dólares en remesas, 187 millones más (11.6%) que los 1,613 millones recibidos el año pasado durante el mismo período.

La visión de la canciller hondureña no es común entre quienes de buena voluntad y con pasión trabajan en favor de las causa de los migrantes.

LA MANO DE OBRA DE MIGRANTES

Otros analistas, son de la opinión que uno de los problemas centrales del proyecto de reforma es que la misma no se ocupa sistemáticamente de la necesidad estadounidense de la mano de obra de migrantes.

Pese a que se incluye un programa de trabajadores temporales no agrícolas, el mismo no tiene significación de peso ya que a mediano plazo posibilitaría unos 200 mil visas al año para trabajadores que lleguen a la Unión Americana.

Quizá ese sea el origen para que dos congresistas de Texas preparen un proyecto para trabajadores.

En tanto, el tema de la reforma y sus vientos de una posibilidad real y beneficiosa para los millones de inmigrantes sigue siendo una quimera que matiza los intereses políticos, la real necesidad de los Estados Unidos de atender a los inmigrantes, de los cuales depende en gran medida y, muy a la distancia, el derecho humanitario de quienes han llegado a la llamada «gran nación» en busca de un mejor futuro y de una vida digna. Departamento 19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.286 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm