banner-espanol

Marisela Verena la trovadora cubana vuelve a Miami

El Universo sin el arte, sin el oficio de la armonía, es un espacio vacío y silencioso, por eso Miami, una ciudad única que tiene la suerte de enorgullecerse con un clima envidiable y un sol que la abraza todo el año abre sus puertas a los creadores y así agradece a la naturaleza. Sus calles son arterias y venas por donde fluye la sangre, donde bombea la vida y ese regalo divino lo transmuta en agradecimiento a todos aquellos que anclan en sus arenas.

El próximo sábado 29 de Abril tendremos motivos para alzar las manos y aplaudir, el Miami Dade County Auditorium correrá el telón para cederle espacio a dos voces maravillosas, Marisela Verena compartirá escenario con  la argentina Sandra Mihanovich quien se estrena para nosotros. Desde las 7.00 pm, se entregarán al público con total consagración porque ese es… “el precio de vencer”.

La Trova Cubana tuvo sus inicios cuando el siglo XIX comenzaba a dejar pasar su primera mitad, pero se asienta con carácter permanente en el siglo siguiente. Ese andar entre la historia, la poética y la guitarra permitió tener su sello de autonomía que fue progresando con el tiempo y en su sincretismo se apoderó de la palabra, de la lírica trasmitida por un puente coloquial e intimista permitido en ese encuentro amoroso entre el creador y su instrumento.

Dicen los estudiosos que las soluciones armónicas de sus creaciones están cercanas al blue y al impresionismo, si ambos recalan en los límites sentimentales más profundos, entonces estamos definiendo a quienes jugaron un papel muy importante en la evolución de la música popular cubana, como los portadores de la línea guía para todo lo que se ha desarrollado más adelante: Septetos, Sextetos, el bolero y el feeling, grupos, la mayoría de las creaciones. Quizás por la manera en que se encasilló y se mutiló el arte en los primeros años que siguieron al 1959, La Trova Cubana, se reinventó con métodos experimentales y de ahí surgieron nuevos aprendices que sustentaron las carencias musicales con una creación juglaresca. Este movimiento  sirvió como sustento y crítica de una política que define y se apropia

Marisela Verena, una mujer que convive con su talento y su interés por definir desde el auténtico prisma de su calidoscopio, sin alterar los colores, ha demostrado desde la lejanía que los géneros musicales cubanos no tienen que subordinarse, ni expresarse con palabras definidas de antemano para triunfar, no tienen propiedad, ni dueño absoluto.. La voz de una mujer que con melódica firmeza se elige portavoz de los sentimientos, paradigma de la combinación más auténtica entre el humor y la sensibilidad, también nos sorprende con su alto vuelo que semejante al águila levanta y cae en el significado preciso. Quiso ser pintora y enfermera, con su voz y sus letras de cronista, logra pintar la verdad y curar la nostalgia de los que lloran.

En un intento por definirte ¿Estaríamos hablando de una trovadora o una sonera?

Me definiría como trovadora más que como sonera–si es que es imprescindible definirse

Estar fuera de Cuba y ser considerada artista cubana es una tarea difícil, en tu caso no cabría otro calificativo. Está la nueva trova y tu trova ¿Te molestaría que te asociaran o prefieres ser separada de ese grupo?

La nueva trova fue un movimiento que sucedía mientras yo andaba buscándome y aferrándome a mi identidad en el exilio. No sé por qué suerte hago trova. De hecho, no lo sabía….me lo dijeron algunos compositores y músicos que conocí por esos mundos que sí habían sido y eran cómplices de la nueva trova cubana. Yo crecí en USA, oyendo música americana, sobre todo compositores norteamericanos (James Taylor, Carol King, Paul Simon, los Beatles, Billy Joel), y aquí fue que aprendí a apreciar a los Matamoros, a Portabales, a la Guillot, a Laserie; la música de José Antonio Méndez, de Piloto y Vera, de Portillo de la Luz, entre otros. Descubrí a Serrat y me reveló la magia que se puede hacer con nuestro idioma…
También escuché los grandes talentos de Cuba de la Nueva Trova…y no, por supuesto que no me molesta que me asocien con ese grupo, pero no creo que pertenezca. Vivimos circunstancias muy diferentes. Nos une, sin embargo  la tierra, la identidad, la clave…la borra del café como le llamo yo.

Desde las gradas, o desde la distancia nunca podremos saber qué vino primero la cantante o la mujer, pero quién llegara a poner el primer paso llevaba en sus definiciones la verdadera herencia cubana. José (Pepé) Sánchez, Sindo Garay, Alberto Villalón, Rosendo Ruiz, Maria Teresa Vera, César Portillo de la Luz, Frank Domínguez, José Antonio Méndez, emblemáticas voces cubanas marcaron el prototipo del artista ambulante, vagabundo que se detiene para ser escuchado. Imagen que ha variado con el paso del tiempo y la limitación de espacios propios. La señora Verena es un paso en el camino de ese mundo mágico.

¿Cómo llegaste a la música cubana si apenas tenías 11 años cuando saliste de Cuba?

Creo que parte de esta pregunta te la respondí en la anterior. Cuando me reuní de nuevo con mis padres, (Soy Pedro Pan, una de los más de 14,000 niños que salimos sin nuestros padres) tenía catorce años…en esos primeros y durísimos tiempos en que los cubanos tuvieron que arañar paredes para sobrevivir recuerdo que mi padre -cuando pudo reunir lo suficiente- se compró un tocadiscos…y los dos primeros discos que compró fueron, uno de los Matamoros, y uno de Celia Cruz que contenía la canción «Me voy pa’ Pinar del Río». Ahí escuché posiblemente por primera vez a los Matamoros; a Celia la recordaba de la radio en Cuba, también conocí a Portabales y zarzuelas como Cecilia Valdés y Rosa La China.

Para nosotros Marisela tiene una historia profunda, un libro que está marcado por la mutación de nuestra especie, los que dejamos de vivir donde nacimos para intentar imponernos donde podemos, con la humildad de saber que el talento necesita de la osadía de intentarlo. Una niña que se impone al mundo, una infancia buscando significados detrás de sus palabras habituales con acento diferente. La adaptación, para el inmigrante, es una imposición necesaria y para esta mujer que viene creciendo tiene la expresión de un Pinar del Rio que quedó detrás sosteniendo su niñez, pues ahora se hacía obligatoria la marcha.

Este podría haber sido su primer paso de trovadora trotamundos, dejar su tierra, que le perteneció por 11 años y defenderse con su propio ejército de cuerdas que compartía con otras primicias, con otras artes. Pintura, guitarra, teatro, hicieron de su música una poesía llena de pinceladas de humor y tristeza porque nos  enseñó a descubrirnos en su espejo de voluntades.
Con tu talento y la edad que llegaste podrías haber dedicado todo tu esfuerzo a otra música, otro estilo, otra prosa poética para definirte ¿Por qué volver a las raíces?

La música pop y el rock influyeron inevitablemente en mi forma de componer y de decir desde el principio de mi carrera, pero detrás estaban empujando por dejarse ver siempre la trova y la cadencia de lo nuestro…mientras más me alejé, en tiempo y distancia física, más afloró la criolla en mi voz y en mis canciones.

Miami, Puerto Rico, España no cambiaron su imagen del sol y los matices, continuó siendo compositora, como la trova lo exige. El Noveno Festival de la Voz y la Canción en Puerto Rico, le concedía el primer premio a una cubana, que vivió en Miami, competía en La Isla del Encanto y representaba a España, el viejo Continente, con los más auténtico sentimientos “País: Amor”. La isla se convirtió en su casa y desde allí continuó componiendo para comerciales, telenovelas y hasta describe su biografía que tuvo su programa de televisión. La sencillez de una dama se demuestra en sus maneras y esta leyenda de la cultura cubana pudo haber alcanzado la fama mientras ocupaba los primeros lugares radiales, pero su esencia, ese humor que la define no se ha desprendido de su piel.

Te sientes compensada, retribuida en tu carrera. El público te aplaude y te repite en frases populares ¿Es eso suficiente?

Es halagador…nunca es suficiente, desde la perspectiva creativa. No soy dada a dormirme en los laureles. Agradezco el feedback, para eso nos sometemos al juicio de los demás, pero hay que seguir creando y creciendo.

Mensajes directos y auténticos, con la lengua afilada de la idiosincrasia y la ingenuidad de la pertenencia porque parafraseando su ritmo “Gracias a Dios, esa mujer nació en el Caribe”, y pudo tomar las riendas de su arte quizás porque tenía “la naturaleza como aliada” y viene de un lugar donde la gente lleva en el alma la herencia de una “raza azucarada”, “nosotros los cubanos”.

Nosotros los cubanos ¿Cómo lograste encontrar esa certeza, esa teorización de nuestras características con un nivel de respeto y de exactitud sin perder el verdadero talento de la lírica?

Bueno, eso es fácil. Para entender al cubano ¡ayuda serlo!

Marisela Verena es una voz y una guitarra, la trovadora teórica que juega con las  palabras buscando con la certeza de definir a través de la poesía jocosa y la gracia elegante el concepto de pueblo rodeado de historia. Su burla irónica nos define más allá de los simples límites del tiempo. Los cubanos divididos por un cuchillo de salitre que nos categoriza hemos encontrado nuestro legado en el diccionario de los sinónimos de esta gran trovadora.

Marisela, nosotros esperamos de ti y por ti, porque siempre estás cerca de la historia que queremos escuchar ¿Qué hace y hará Marisela en los próximos meses?

Ahora preparándome para el concierto en Miami con la excelente Sandra Mihanovich de Argentina. Mientras tanto compongo (y también descompongo) para la próxima producción discográfica y preparando proyectos en Sudamérica y España.

Eres amorosa con los animales, protectora ¿Quién cuida más? ¿Ellos a ti o tú a ellos?

Los animales son una extensión de mí, los cuido como mismo cuido a un amigo. Ellos me brindan el sabio placer de la conciencia del presente.

Para todos los cubanos hiperbolizar y hablar de política son temas necesarios, ¿Te gustaría diferenciar tu arte de ese tema?

Hay muchos cubanos que me han catalogado como «la cantautora que le escribe a Cuba», porque ese es el tema que entre tantas de mis canciones han preferido enfocar. Tengo decenas de canciones que no tienen nada que ver con la política.

Cuando pase el tiempo y la realidad que nos ataca ahora cambie su curso, evidentemente serás incluida en la historia de la música cubana ¿Estás lista para esa responsabilidad?

Eso no lo tengo en cuenta porque no estoy mirando hacia allá. Estoy ocupada haciendo…si eso después es historia, pues que así sea. Hago lo que amo y eso es el éxito. Que otros lo aprueben es mi suerte.

El humor te es cercano que podrías llevar la responsabilidad de constituirte en la  herencia del guayabero.

El sentido del humor es una de las cualidades que más admiro y disfruto de nuestra «raza».

Nosotros los escuchas, aquellos que repetimos sus versos como juicio categórico nos transformamos en juglares modernos pues aunque no somos autores, formamos la larga lista de  protagonistas de sus historias y pertenecemos a esa clase más humilde que duplicamos los versos porque no podremos ser trovadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

41.287 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

pmcm